Última Hora

El tenista español Rafael Nadal puede recuperar el número uno mundial en el torneo de Wimbledon que empieza este lunes, aunque el gran favorito sobre la hierba del All England Club es su viejo enemigo Roger Federer.

En el torneo femenino, el título está más abierto que nunca gracias a la ausencia de la estadounidense Serena Williams, embarazada. 

A los 31 años, Nadal aspira a su tercer Wimbledon en una temporada muy buena. Fue finalista en el Abierto de Australia -perdió ante Federer- y se alzó con el segundo y último Grand Slam en juego, Roland Garros, su décima corona en un torneo sobre tierra en el que siempre es favorito.

Hace sin embargo dos temporadas que no compite sobre hierba, y sus últimas apariciones en Wimbledon se saldaron con eliminaciones tempranas.

"Este un torneo en el que puedes irte muy pronto. Pero al mismo tiempo, me siento capaz de ir adelante, creo que estoy con confianza. Estoy jugando bien desde el principio de la temporada", explicó a la prensa el mallorquín.

El ganador de 15 torneos del Grand Slam (dos en Wimbledon, en 2008 y 2010) empezará en la primera ronda contra el australiano John Millman, número 137 del mundo. 

- Federer, a por un octavo Wimbledon récord -

"Si Nadal supera la primera semana, apostaría por él", explicó el croata Goran Ivanisevic, ganador en 2001. "Rafa es mentalmente muy fuerte. Actualmente es el mejor jugador del mundo", explicó. 

En sus tres últimas participaciones, Nadal cayó en primera ronda en 2013, ante Steve Darcis (nº135 del mundo), en cuarta en 2014, ante Nick Kyrgios (144º) y en segunda en 2015, ante Dustin Brown (nº102).

Sin embargo, el gran favorito en la hierba del All England Club es Roger Federer. El suizo, que cumplirá 36 años en agosto, aspira a su octavo Wimbledon, un récord -ahora está empatado a 7 con Pete Sampras-, y a convertirse en el ganador más viejo del torneo londinense.

Si Nadal llega a la final y no lo hace el actual número uno mundial, el británico Andy Murray, se sentará de nuevo en el trono de la ATP. Novak Djokovic y Stan Wawrinka son otros que podrían reemplazar a Murray en lo más alto del ránking.

De lo que no hay duda, es que a finales de temporada el jugador número uno mundial tendrá más de 30 años, algo que no había ocurrido desde que se creó el ranking de la ATP, en 1973. 

Nadal y Federer protagonizaron en Wimbledon un partido legendario, para algunos el mejor de la historia, la final de 2008 (6–4, 6–4, 6–7, 6–7, 9–7, en 4 horas y 48 minutos). 

Djokovic y Murray, incógnitas

Djokovic, por su parte, llega a Wimbledon acabando de ganar el torneo de Eastbourne, su segundo título del año tras Doha en una temporada discreta.

"Hace 12 meses acababa de ganar 4 torneos del Grand Slam (consecutivos), y llegaba a Wimbledon en un estado completamente diferente, pero tengo que confiar en mí".

El británico Murray, el cuarto miembro de los "Big Four" y defensor del título, llega a Wimbledon arrastrando molestias en la ingle y tras haber caído en primera ronda en el torneo de Queen's, pero este domingo aseguró que está bien.

"Estaré bien para jugar el torneo y jugar siete partidos", dijo a la prensa.

Murray se enfrentará en primera ronda al kazajo Alexander Bublik, nº134 del mundo, y admitió que las molestias le inquietaron.

"Intento ser positivo. Intento tomar las mejores decisiones con mi equipo para tener las máximas posibilidades de estar bien el lunes. Creo que eso es lo que hice", agregó

- La corona femenina, más abierta que nunca -

La ausencia de Serena Williams y la lesión de la rusa Maria Sharapova abren la posibilidad de una ganadora inédita en Wimbledon, con la alemana Angelique Kerber, número uno mundial, como la candidata más seria.

Además, hay otras, como la letona Jelena Ostapenko -vencedora inesperada de Roland Garros y ganadora del título junior en Wimbledon en 2014-, la británica Johanna Konta, séptima del mundo -que era duda pero confirmó este domingo su participación-, la española Garbiñe Muguruza, finalista en 2015 y la rumana Simona Halep, semifinalista en 2014.

Podría ser también el año de la checa Petra Kvitova, campeona en 2011 y 2014, que pasó seis meses alejada de las canchas este año tras recibir una cuchillada en la mano por un ladrón que entró en su casa.

"Es diferente si Serena no está aquí", dijo Kerber. "Hay jugadoras muy buenas en estos momentos, que pueden ganar grandes torneos.