Última Hora

Madrid, España | El número dos del mundo, Rafa Nadal, tiene la "ilusión y la intención" de jugar Roland Garros, aunque todo dependerá de cómo evolucione la situación de la pandemia, que ya le ha llevado a renunciar al Abierto de Estados Unidos.

"En mi mente está y me voy a estar preparando para ello, pero hay que esperar acontecimientos", dijo en una conferencia telemática con varios medios.

"En estas últimas semanas la situación parece que ha empeorado un poquito, pero mi ilusión y mi intención sería estar ahí si las condiciones lo permiten", insistió Nadal.

El español quiere prepararse para la temporada de tierra europea, reducida prácticamente al torneo de Roma (20-27 de septiembre) y a Roland Garros (27 de septiembre al 11 de octubre), tras la cancelación del Masters 1000 de Madrid (12-20 de septiembre).

"Cuando llegue el momento veremos cómo está la situación en Europa y si está bajo control o no", añadió Nadal, que ya renunció al Abierto de Estados Unidos por la pandemia.

"Soy el vigente campeón (del US Open), pero mi corazón me dice que no es el momento de hacer viajes largos sin saber lo que puede pasar. He decidido quedarme en casa en Mallorca, donde la situación parece buena y bajo control, y esperar a futuras oportunidades", afirmó Nadal, quien aseguró haber tomado su decisión tras consultar con su familia.

Nadal no quiso entrar a valorar si es una decisión buena o mala que se mantenga el torneo estadounidense.

"Hoy en día es difícil decir lo que es correcto y lo que no. Afrontamos una situación inédita y esperemos que el torneo vaya de la mejor manera posible", dijo el tenista español.

- Mirando a 2021 -

"He tomado mi decisión, pero respeto que otros tenistas están en situaciones diferentes y necesitan jugar porque necesitan ganar dinero después de haber tenido algunos problemas financieros tras unos meses sin ingresos", dijo.

Nadal también afirmó que había hecho varias pruebas médicas y que todo había salido bien, y consideró "una situación desagradable" la cancelación el martes del Masters 1000 de Madrid, que se une a la de la fase final de la Copa Davis en la capital española.

"La situación sanitaria dificulta mucho que se puedan hacer eventos de este calibre con jugadores de todas partes del mundo", consideró Nadal, que ya había confirmado su presencia en el torneo madrileño.

El tenista español consideró una "decisión sensata" la anulación del Masters 1000 de Madrid, recordando la situación en España con rebrotes de COVID-19.

"Hay que tener un poquito de paciencia para ver cómo van las cosas", afirmó Nadal, quien nunca "hubiera querido así el 2020".

"Lo que pueda suceder en 2021 se verá. Voy a encarar lo que venga con la máxima ilusión", dijo el balear, lamentando que toda esta situación de pandemia le haya llegado cuando estaba jugando bien.

"He perdido un año de vida deportiva. Tengo una edad avanzada y estaba en un buen momento de mi carrera y jugando muy bien, a nivel profesional no es bueno" lo ocurrido, concluyó.