Última Hora

Su irrupción fue de tal magnitud, que pocos dudaban en1993 que la jovensísima Mónica Seles estaba llamada a convertirse en la mejor tenista de la historia.

Pero la tarde del 30 de abril de ese año le arruinó la carrera y nunca se pudo saber si esa predicción habría sido una realidad.

Fue el momento en el que un hombre, descrito como bajo y fornido, medio calvo, se inclinó sobre la barrera de seguridad y de manera rápida apuñaló por la espalda a la entonces número uno del mundo durante un partido en Hamburgo.

Mónica Seles
Getty Images
Con su característico estilo de pegarle a la pelota agarrando la raqueta con las dos manos, Seles añadió agresividad y potencia al tenis femenino.

El grito de Seles interrumpió el rumor de las 6.000 personas que habían asistido a su encuentro de cuartos de final frente a la búlgara Magdalena Maleeva, que iba ganando en el segundo set 6-4 , 4-3.

https://twitter.com/Telegraph/status/1109119468049960965

Seles tenía sólo 19 años. No sufrió heridas graves, pero su vida ya nunca volvió a ser igual.

"Tuvo mucha suerte", comunicó en su primer parte médico el doctor del torneo, Peter Wind.

"Ni el pulmón ni su omóplato fueron afectados. Mónica todavía sufre del shock y pasará la noche en observación".

Mónica Seles
Getty Images
Seles hace el gesto con su mano del momento en el que fue apuñalada durante su primera comparecencia después del ataque en mayo de 1993.

Obsesión

El autor del ataque fue Gunter Parche, alemán de 39 años y desempleado, quien fue detenido inmediatamente por uno de los guardias de seguridad del torneo.

"Agarraba el cuchillo con sus dos manos cuando la apuñaló", describió un testigo, mientras el juez principal del partido, Stefan Voss, saltó de su silla para buscar una toalla y hielo.

Martina Navratilova y Mnica Seles
AFP
Seles jugó su primer partido después del ataque en 1995 en un partido de exhibición contra Martina Navratilova.

"Nadie lo vio acercarse", dijo, comentando que el cuchillo era uno de esos de "cocina, como el que usas para cortar la carne, muy afilado".

El motivo del ataque no fue otro que la obsesión de Parche por la tenista alemana Steffi Graf, a quien Seles había destronado de la cima del tenis y dominaba claramente en los enfrentamientos directos.

Parche fue condenado a dos años de cárcel a ser cumplidos en libertad condicional por el tribunal de primera instancia de Hamburgo, sentencia que causó consternación en Seles.

"El momento más difícil de mi vida porque pasé de ser la número uno, de sólo preguntarme cuándo jugaría mi próximo partido o de qué necesitaba practicar, a que me quitarán todo eso en un segundo y no saber si podía jugar de nuevo", recordó Seles en una entrevista con la BBC .

Número uno

Conocida por su manera poco ortodoxa de jugar para la época, con un estilo agresivo basado en su golpe a dos manos, tanto de derecha como en el revés, Seles debutó como profesional siendo todavía una adolescente.

En su momento fue la jugadora más joven en ganar un Grand Slam cuando conquistó el Abierto de Francia en 1990 a los 16 años y seis meses de edad.

Mónica Seles
Getty Images
Seles fue prácticamente imparable entre enero de 1991 y enero de 1993. Ganó siete de los ocho Grand Slams que disputó.

Luego sumó el Abierto de Australia para acabar en marzo de 1991 con el reinado de 186 semanas de Graf como número uno del mundo.

La alemana opuso resistencia durante unos meses, pero el cambio de guardia se consolidó a finales de ese año cuando Seles comenzó un período de casi dos años en la cima del tenis.

Hasta el día en el que fue apuñalada, Seles había ganado siete de los últimos ocho Grand Slams. Sólo perdió la final de Wimbledon de 1992 contra Graf.

En total, había conquistado ocho, el mayor número logrado por cualquier tenista antes de cumplir los 20 años, superando incluso los 6 que había sumado Graf.

Steffie Graf
Getty Images
El ataque privó al tenis de seguir disfrutando uno de los duelos más enconados del circuito femenino entre Seles y Steffie Graf.

Tras ser apuñalada, tuvieron que pasar dos años antes que Seles, quien se nacionalizó estadounidense en 1994, pudiera regresar a jugar en el circuito profesional.

Ganó el abierto de Australia en 1996 y volvió a ser número uno ese año, pero resultaba evidente que ya no era la misma.

"Los primeros seis meses fueron un problema físico porque no podía moverme de la manera que yo quería", reconoció Seles.

"Después de eso, está claro que estuvo la parte psicológica, el trauma de que alguien te pudiera hacer algo así".

Quien fuera el director del abierto de Hamburgo en 1993, Jens-Peter Hetch, reconoció a la BBC que todavía revive lo ocurrió esa tarde.

"Es una sombra muy oscura para todos cuando algo así ocurre, un momento triste que nunca podremos olvidar", lamentó.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.