Última Hora

La legendaria Copa Davis estrenó formato en Madrid y el primer 'Mundial' de tenis, como se empezó a conocer debido a que se juega en una sede y durante una semana, se lo llevó España. Rafael Nadal guió al anfitrión en una competición que dejó opiniones divididas.

La centenaria pelea por la Ensaladera (119 años de antigüedad), famosa por el ambiente caliente de sus eliminatorias, pasó a jugarse en terreno neutral salvo para el anfitrión en una nueva versión, compacta, con toda la fase final (18 selecciones, grupos y luego eliminatorias desde cuartos) apretada en una semana.

¿El resultado? Opiniones para todos los gustos: Sus defensores argumentan que se multiplica la emoción, con muchos partidos, jugando el dobles un papel esencial a la hora de definir los enfrentamientos.

Los detractores señalan la pérdida de la esencia, con escasa presencia de las hinchadas de las selecciones, salvo de la española, que se dio un festín liderada por Nadal. 

El número uno mundial sumó su quinta Ensaladera a lo grande, ganando todo lo que jugó, nada menos que ocho partidos entre individuales y dobles. Le ayudó Roberto Bautista, ganador de su duelo de la final ante Canadá, tras volver al equipo después del fallecimiento de su padre durante la competición. 

Nueva Davis, reconocible celebración: La gran estrella del tenis español mordiendo otro trofeo.