Última Hora

Paris, Francia | El tenis mundial debe desvelar este lunes sus intenciones para lo que resta de una temporada ahora suspendida por la pandemia del nuevo coronavirus, pero la amenaza se cierne sobre el US Open por las reservas expresadas por algunos jugadores de primer nivel.

La temporada 2020 del tenis quedó suspendida a comienzos de marzo y seguirá así por lo menos hasta agosto, prácticamente en la víspera de la disputa del Grand Slam norteamericano. En una decisión histórica, Wimbledon fue suspendido y Roland Garros cambió sus fechas al otoño (boreal), mientras que el US Open mantiene por ahora sus fechas, a partir del 31 de agosto. Pero nada es seguro en estos momentos.

En dos tuits sobre la videoconferencia que reunió a la ATP con los jugadores el miércoles, el eslovaco Lukas Lacko, clasificado más allá del puesto 150 del ránking, resumió la magnitud de la tarea: "400 personas. Una reunión de 3h36. Muchas cuestiones abordadas, entre ellas el US Open. Mucha participación por parte de los jugadores. Cinco días para tomar decisiones", escribió.

"Tengo la impresión que los próximos días van a ser calentitos", añadió.

La disputa o no del US Open en sus fechas iniciales y sobre todo en qué condiciones sanitarias será la primera gran cuestión a resolver.

- ¿En una burbuja en el aeropuerto? -

Varios jugadores, con el número 1 Novak Djokovic a la cabeza, han criticado el estricto protocolo sanitario impuesto por la Federación Estadounidense de Tenis (USTA), que organiza el Grand Slam neoyorquino. 'Encerrados' en una burbuja en un hotel del aeropuerto JFK, un solo acompañante por jugador o incluso vuelos chárter, según la prensa española.

Todo esto no le gusta al serbio, que no pierde la ocasión para expresar su malestar. "Las reglas a respetar son extremas", dijo hace una semana, calificando de "realmente imposible" que sólo le acompañe una persona de su equipo.

"No sé si son sostenibles. La mayoría de los jugadores con los que he hablado hasta ahora tienen una posición bastante negativa", insistió unos días más tarde.

¿El escenario más realista según Djokovic? "Que la temporada se reanude sobre tierra batida en septiembre".

Si Roger Federer, que ya ha anunciado que no volverá a jugar hasta 2021 tras operarse de su rodilla derecha, se mantiene al margen del debate, el otro peso pesado del circuito, Rafael Nadal, tampoco esconde sus reservas.

"Si ustedes me dicen" de ir a jugar el US Open, "hoy diría que no", declaró a comienzos de junio. "Dentro de unos meses no lo sé. Espero".

Pero "no se puede reanudar (la temporada) hasta que la situación no sea completamente segura y justa", añadió.

- Quisquillosos -

Otros jugadores, como Dominic Thiem, actual N.3 mundial y finalista del último Abierto de Australia, y Alexander Zverev (N.7) les han apoyado. "Algunas condiciones deben cambiar para que ir tenga un sentido", consideró el austriaco.

"Es excitante volver a hablar de tenis, pero necesitaría conocer todas las informaciones y recomendaciones de la WTA y de la USTA (que gestionan respectivamente el circuito femenino y los torneos estadounidenses) antes de tomar una decisión", declaró prudentemente la número 1 mundial, la australiana Ashleigh Barty.

Pero fuera de la élite del tenis, el resto de jugadores parece molesto con las estrellas por ponerse tan quisquillosos.

"Es fácil cuando se gana casi 150 millones de dólares a lo largo de tu carrera refunfuñar por jugar el US Open", se quejó la estadounidense Danielle Collins, semifinalista del Abierto de Australia-2019 y a las puertas del Top 50 de la WTA.

"Para la mayoría de nosotros que no viajamos con un equipo, simplemente tenemos la necesidad de volver a trabajar. Estaría bien que el número 1 mundial apoye esta oportunidad en lugar de malgastarla", añadió.

"¿Cuánto tiempo vamos a esperar? ¿Hasta llegar a la perfección?", se pregunta el británico Dan Evans, 28º jugador del mundo.

"No habrá mejor apoyo financiero para los jugadores no tan bien clasificados que un Grand Slam", justificó.

¿Se disputará entonces el US Open? ¿Con o sin torneos de preparación? ¿Con o sin fase previa? ¿Qué fechas tendrá finalmente Roland Garros en otoño (boreal)?

Más allá de la opinión de unos y otros, con un deporte tan globalizado, itinerante y con un gobierno que ha estallado en siete partes (ATP, WTA, los cuatro Grand Slams y la Federación Internacional), difícilmente se puede imaginar un rompecabezas peor en tiempos de pandemia.