Última Hora

El número uno y vigente campeón, Novak Djokovic, pasó a octavos de Wimbledon teniendo que luchar por primera vez desde que empezó este torneo, escenario el viernes de la espectacular eliminación del cuarto cabeza de serie por el argentino Guido Pella.

Djokovic, de 32 años, lo había tenido muy fácil en la primera y segunda rondas del Grand Slam británico, con contrincantes que apenas le habían hecho sudar.

Y el viernes parecía encaminado a más de lo mismo, contra el polaco Hubert Hurkacz, número 48 del mundo al que el serbio había derrotado en un visto y no visto en la primera ronda de Roland Garros.

Sin embargo, el polaco, que el miércoles había acabado con las esperanzas del argentino Leonardo Mayer sobre la hierba del All England Club londinense, sacó genio en el primer y sobre todo el segundo set, que tuvo que decidirse por tie-break. 

Fue un partido largo e incómodo, que más de una vez vio al polaco tirarse al suelo para pelear una bola y se acabó saldando en tres horas por 7-5, 6-7 (5/7), 6-1 y 6-4 a favor de Djokovic.

Entre las mujeres, toda la expectación estaba puesta en una quinceañera, la estadounidense Cori Gauff, gran sensación de la primera semana de torneo, que debutó eliminando a la quíntuple campeona Venus Williams, de 39 años.

Coco, como le gusta que la llamen, se medía a la eslovena Polona Hercog, número 60 del mundo y de conseguir pasar a octavos sería la jugadora más joven en hacerlo en la historia del torneo.

"Creo que puedo vencer a cualquiera", había dicho antes del partido.

Pella, "increíble".

El día tuvo más emociones de las esperadas en una mitad del cuadro con pocas estrellas.

La gran proeza corrió a cargo de Pella, que puso toda la carne en el asador para derrotar por 6-4, 6-3 y 7-6 (7/4) al sudafricano Kevin Anderson, cuarto cabeza de serie y finalista del año pasado.

Pella, de 29 años y vigésimosexto cabeza de serie, firmó así por primera vez en su carrera el billete a octavos de un Grand Slam.

"No sé cómo describir esto", afirmó el argentino que puso en pie al público de la pista central.

"He jugado tres sets increíbles. En el tercero él jugó mucho mejor, pero al final me mantuve concentrado", agregó.

El argentino comenzó el partido un poco lento, no le entraban los primeros saques y le costaba restar los de su rival, un jugador muy alto y con un servicio peligrosísimo.

Anderson mostró rapidez en las piernas, buenos reflejos y golpes precisos.

Pero Pella, que ganó sus juegos con menos facilidad que el sudafricano, arriesgó en la red y ganó confianza imponiendo a Anderson dos roturas consecutivas: al final del primer set y al principio del segundo.

De poco le sirvió al finalista de la pasada edición, donde se había inclinado ante Djokovic, desplegar su gran servicio ante el zurdo argentino que se mostró muy eficaz con el drive y los passings.

Pella "me hizo la vida muy difícil, se movió muy bien", reconoció el sudafricano. "Fue definitivamente un partido duro".

Según el argentino, el gran progreso que ha registrado este año, entrando en el Top 30 con la mejor clasificación de su carrera, fue sobre todo gracias a estar centrado mentalmente.

"Tengo la cabeza donde debe estar", afirmó y "estoy jugando de manera mucho más agresiva que en años anteriores".

También el español Roberto Bautista, número 22 de la clasificación ATP, eliminó a un jugador peligroso, Karen Khachanov, noveno tenista mundial. En la segunda ronda del torneo, el ruso había sido el verdugo de otro miembro de la "armada" española, Feliciano López, quien llegaba no obstante con mucha energía tras su inesperada victoria en Queen's.

Bautista necesitó casi dos horas para imponerse a Khachanov por 6-3, 7-6 (7/3) y 6-1.

Logró asimismo el pase a octavos Fernando Verdasco que venció al italiano Thomas Fabbiano en tres sets (6-4, 7-6 y 6-4).