Última Hora

Cuando Miguel Moreira aprendió el arte del mascarero a la edad de 9 años, nunca imaginó que este talento le permitiría años después salir adelante de una de las pruebas más difíciles para un padre, como lo es la muerte de un hijo.

El 13 de agosto de 2011, él y su familia viajaban en su vehículo cuando el choque de un camión, ocasionó un grave accidente en el cual falleció su hija Tatiana (25 años). Su esposa logró recuperarse del accidente y Miguel perdió su mano izquierda.

Tras el duro golpe, la familia enfrentó la prueba de levantarse desde cero y fue gracias a las máscaras, cómo lograron encontrar un alivio y ponerle buena cara a la vida.

También esta pareja recibió ayuda del grupo Renacer, en el cual se reúnen padres de familia que enfrentaron la pérdida de un hijo.

Si usted desea contactar a don Miguel, puede comunicarse al teléfono 2237-8257 / 8934-3921.