Última Hora

Un grupo de delincuentes informáticos afirmó haber comprometido más de 50.000 cámaras de seguridad domésticas y robar imágenes privadas de usuarios. Algunos videos -cuyas duraciones varían de uno a veinte minutos- muestran a personas de diferentes edades en situaciones íntimas o en etapas de desnudez y fueron subidos a sitios web de pornografía.

Los ciberdelincuentes anónimos afirmaron haber compartido imágenes robadas con más de 70 usuarios que pagaron 150 dólares por obtener acceso de por vida al material, según mencionó el medio The New Paper

Para dar mayor credibilidad a sus afirmaciones, el grupo de ciberdelincuentes ofreció una muestra gratuita que contenía más de 4.000 clips e imágenes en 700 megabytes de datos.

La banda, cuyo grupo tiene casi 1.000 miembros, supuestamente se especializa en comprometer cámaras de seguridad. Al parecer también están dispuestos a compartir el acceso a todas las cámaras secuestradas con otros miembros.

“Por preocupante que parezca, esto es un claro recordatorio de que cuando las cámaras son conectadas a Internet deben ser instaladas correctamente teniendo en cuenta la seguridad. Cuando se instalan dispositivos inteligentes todavía sucede que son ubicados en el hogar sin que nadie se haya puesto a pensar previamente en el tema de la privacidad”, dijo el especialista en seguridad de ESET Jake Moore. “Sin embargo, espera que el incidente sirva para que las personas tomen las precauciones de seguridad correspondientes al configurar sus cámaras inteligentes”.

Como ocurre con otros dispositivos, las cámaras conectadas a Internet no son inmunes a las vulnerabilidades de seguridad. Hace unos meses, se advirtió sobre la existencia de 3.5 millones de cámaras de todo el mundo que eran susceptibles de ser comprometidas por actores maliciosos debido a una serie de fallas de seguridad.

El año pasado, los investigadores de ESET identificaron una serie de vulnerabilidades en una cámara en la nube de D-Link que podría haber permitido a los atacantes interceptar la transmisión de video.

Para los expertos, la utilización de contraseñas débiles podría ser la causa de los ataques. Es posible que los usuarios hayan mantenido la contraseña predeterminada con la que el dispositivo vino de fábrica y la misma no sería difícil de obtener para alguien con malas intenciones. Puede también que haya usuarios que subestimaron la necesidad de una contraseña o de utilizar una frase como contraseña que sea segura y única para un “simple” dispositivo IoT.

“Cualquiera que sea el caso, la seguridad de los dispositivos IoT no debe subestimarse, ya que el uso de todo tipo de dispositivos inteligentes tiene profundas implicaciones en la seguridad y la privacidad. Para evitar cualquier dolor de cabeza en el futuro, asegúrese de que todos sus dispositivos IoT tengan actualizado el firmware y que los parches de seguridad sean instalados lo antes posible.

"Al elegir una contraseña, intente evitar los errores más comunes al momento de crear una. Siempre que sea posible, proteja sus cuentas con doble factor de autenticación. Si está considerando comprar un dispositivo conectado elija un proveedor de confianza que cuente con un historial comprobado de fabricación de dispositivos debidamente protegidos y que con regularidad envíe actualizaciones y parches durante su ciclo de vida.

"Actualizar los sistemas y contar con una solución de seguridad, son pasos esenciales para disfrutar de Internet de manera segura.”, comenta Camilo Gutiérrez Amaya, Jefe del Laboratorio de Investigación de ESET Latinoamérica.