Última Hora

Luego de tres allanamientos realizados esta madrugada en Cañas, las autoridades judiciales lograron la detención de tres personas, entre ellas un menor de 17 años.

Ellos figuran como los principales sospechoso de dar muerte a Juan Carlos Ulloa Bonilla, quien fue asesinado de seis puñaladas por la espalda, la madrugada del 1 de enero del 2014.

La policía judicial descartó que el móvil de la muerte del Ulloa se tratara de un asalto, y pesa más el hecho de llevar la investigación hacia la posibilidad de una venganza.

Aquel día, Juan Carlos recibió el año nuevo en un bar junto a un amigo que en apariencia se pasó de tragos.

Ulloa abordó un taxi y lo dejó en su casa, y cuando regresaba, el taxista le dijo que ya no haría más viajes, por lo que debió caminar solo por una zona oscura, conocida como Chilamate de Cañas.

Fue ahí donde lo sorprendieron y le dieron muerte, luego huyeron de la escena del crimen a pie.

En estos allanamientos, las autoridades encontraron pruebas suficientes para ligarlos con el crimen, como ropa ensangrentada y un cuchillo.

Ahora esperan los resultados de las pruebas de ADN a las que fueron sometidas las prendas para poder aumentar la prueba en su contra.

Lilliana Zamora, fiscal adjunta de Liberia, dijo que aún no tienen claro el móvil del crimen, luego de una investigación que arroja sus primeros resultados en solo 13 días.