Última Hora

Mario Barrenechea, exgerente del Banco de Costa Rica (BCR) y que murió el pasado miércoles 25 de noviembre, figuraba como imputado en dos causas penales en el caso conocido como “cementazo”.

Según le confirmó el Ministerio Público a Teletica.com, contra Barrenechea se tramitaban dos causas; una por los presuntos delitos de legislación o administración en provecho propio e influencia contra la hacienda pública (19-000052-1218-PE), y la segunda, por los presuntos delitos de reconocimiento ilegal de beneficios laborales y enriquecimiento ilícito (18-000025-033-PE).

La primera continúa en investigación, pero la otra se encuentra con solicitud de desestimación y será remitida en los próximos días al Juzgado Penal de Hacienda y de la Función Pública.

“Este proceso tan mediático es un poco complicado y se tiene que dictar un sobreseimiento obligatorio porque la persona murió y no puede seguir la causa más, en contra de él termina todo, pero en contra de las otras personas imputadas la causa sigue”, dijo Juan Marco Rivero, especialista en derecho penal.

Para Rivero, cuando una persona fallece no deja de impactar de una forma bastante importante el proceso porque si son varios imputados por hechos relacionados o los mismos y muere uno, la suerte de los demás queda con un enorme signo de pregunta.

“Ya no se va a poder contar con un eslabón importante de la cadena. Cuando son varias personas acusadas al faltar un eslabón el proceso se complica para la parte acusadora y tienen que replantearse muchas hipótesis que talves ya no tengan mucho sentido, normalmente implica una complicación adicional para la parte que está acusando, en este caso el Ministerio Público”, comentó.  

Para el especialista este caso cada vez se complica más, a la parte acusadora le faltan años para lograr armar algo y antes de unos siete u ocho años el tema del “cementazo” va a seguir.

“Todas las causas mediáticas que hay en Costa Rica tienen el mismo resultado: se detienen a los sospechosos, se dictan medidas cautelares, luego vencen, todos van para la casa y la causa no termina en nada. Podríamos decir que la justicia costarricense cada vez está más en crisis”, agregó Rivera.

Mario Barrenechea murió a los 71 años de edad y recientemente cumplió arresto domiciliario por el caso del “cementazo”, debido a supuestas irregularidades en un préstamo bancario por 30 millones de dólares.