Última Hora

“Los militares nos pusieron varias veces en situación de ejecución. Nos apuntaron con las armas, las cargaban, nos ponían en fila a los tres juntos y ellos estaban encapuchados. En esos momentos uno cree que hasta ahí le dio el de arriba para vivir”, dijo Breiner Cambronero Cubillo, uno de los costarricenses detenido por el Ejército de Nicaragua.

Cambronero fue retenido el pasado domingo a eso del mediodía, junto a sus amigos de pesca Edwin Mora Aragón y Pablo Campos Chacón. Esto ocurrió mientras navegaban cerca del Río San Juan, a unos dos kilómetros de la desembocadura del Río Sarapiquí.

“Nosotros siempre vamos a pescar por la zona, pero en suelo costarricense hay personas nicaragüenses que creen que el río es de ellos y algunos tienen los números de teléfono de militares. Estas personas fueron quienes les avisaron de que pasamos por el lugar y, cuando nos dimos cuenta, los militares llegaron y dispararon para amedrentarnos”, dijo Cambronero.

El afectado asegura que eran cinco personas las involucradas y que siempre los mantuvieron dentro del bote, luego les pidieron dinero para liberarlos. Como no tenían, los ticos les ofrecieron a cambio un arma tipo carabina.

“Para poder ingresar a suelo costarricense a recoger el arma que les ofrecimos ellos nos quitan la ropa y se la ponen para que nadie los identifique. De seguido caminamos un gran trayecto en suelo nicaragüense, donde nos toman fotos con el arma que les dimos y las municiones”.

“En ese mismo lugar donde estábamos, los militares cargaban las armas y nos apuntaban como si nos fueran a disparar, yo les pregunté que si nos van a joder (matar) y me dice '¿por qué, le da miedo morir?; yo le digo que sí porque tengo una hija que quiero ver crecer y a otro compañero le pregunta lo mismo y él responde que sí, por su familia”, agrega Cambronero.

Los afectados aseguran que nunca entraron a suelo nicaragüense con armas, como informaron las autoridades, ya que  lo único que llevaban era su panga con cuerdas de pescar.

“A nosotros nos están difamando y nos quieren imponer algo que no es así, ellos cuando vinieron a sustraer el arma invaden suelo tico con armas militares y lo hacen con ropa civil. Yo lo que quiero es aclarar las cosas para que las personas conozcan la realidad, ya que alegan que invadimos su soberanía, pero ellos lo hacen peor porque llegan con armas prohibidas a nuestro territorio”, comenta.

Los costarricenses estuvieron retenidos desde el mediodía hasta las seis de la tarde, luego de entregar un arma con municiones, ropa, objetos personales y la panga en la que viajaban junto con su motor.

No sufrieron heridas ni mayores daños y están bien de salud.