Última Hora

Un hombre de 52 años fue detenido, este martes, como sospechoso de lanzar a su esposa e hija por un precipicio de 50 metros de profundidad con el fin de matarlas y evitar tener que pagar una pensión.

Según la investigación de la Policía Judicial, la mujer fue víctima de un ciclo de violencia doméstica durante los 15 años que estuvo con el detenido. De esta relación nació la menor de 12 años que también habría sido asesinada por el sujeto.

“El hombre pretendía que la mujer y su hija vivieran en la misma casa junto con otras mujeres con las cuales él tenía relaciones sexuales. Las fallecidas no estaban dispuestas a soportarlo, así que se plantearon dejarlo, sin embargo, temían que él no se los permitiera. Aparentemente, esto habría supuesto un problema económico para él, ya que implicaría aceptar una inminente pensión alimenticia y el alejamiento de su hija”, detalló el informe policial.

La Policía Judicial logró establecer un móvil del homicidio: la violencia doméstica que él infligía sobre su esposa se agravó por una nueva relación sentimental que inició con una menor de 15 años. Según el sospechoso, si su esposa moría, él se ahorraría tener que pagar una pensión.

El OIJ decomisó el teléfono celular del sospechoso y encontró conversaciones del sospechoso donde, al parecer, describía a la mujer como un "animal", diciendo que era "estúpida y ridícula".

En otra de las conversaciones el sospechoso hablaba con un tercero que le preguntaba por qué había matado a su hija. A esto, el detenido respondió que las cosas no habían salido como él quería, ya que su plan inicial era matar únicamente a su esposa.

Los hechos con los que se le relaciona ocurrieron el jueves 30 de julio de 2020, cuando se reportó un incendio en la casa de las víctimas en el sector de La Virgen de León Cortes.

Ese día, luego de una minuciosa revisión por parte de los agentes judiciales, la mujer y su hija fueron halladas al fondo de un precipicio de unos 50 metros de profundidad ubicado a unos 200 metros de la casa. Ambas mujeres murieron producto de fuertes golpes en la cabeza.

La mañana de este martes los agentes judiciales de Los Santos detuvieron a los dos sujetos, de 18 y 52 años, sospechosos del homicidio. Ambos quedaron a las órdenes del Ministerio Público, quien decidirá su situación jurídica.

Youtube Teletica