Última Hora

Fue el pasado 29 de enero cuando se realizó la indagatoria al sospechoso de cometer el crimen de la joven Carla Stefaniak.

El sujeto identificado, como Bismarck Espinoza Martínez, acudió a la Fiscalía de Pavas para brindar su declaración, en esta explicó la forma en la que se dio su contratación como guarda de seguridad en el hotel donde la joven se hospedó antes de su crimen.

"Ya laborando para ellos, al ser un hotel clandestino que no está registrado, ya tenían 5 años de estar trabajando así.

Se observan actos sexuales deplorables y consumo de droga, pero como me habían indicado sobre la privacidad no comentaba nada, solo miraba y me callaba, igual los dueños sentían el olor a marihuana o cualquier droga y era normal para ellos o de los actos inmorales de los inquilinos en cada apartamento"

En su declaración también habló sobre el crimen de la joven.

"Reitero que yo nunca tuve ningún contacto sexual con la muchacha ni nunca tuve ningún tipo de intención de asaltarla sexualmente o violarla.

El día que ingresó la ofendida a los apartamentos yo vi que llegó y que la recibió el otro compañero.

La estatura de la ofendida es un poco más alta que yo, su peso calculo que unos 90 kilos, a simple vista se veía gruesa, obviamente que para esas características es imposible que yo la haya jalado hacia otro lugar, a mí me parece que fueron otras personas, por mi físico no es posible que haya sido yo.

"A mí me parece que participaron otras personas, porque en el cuerpo de ella aparecen cortaduras y otras heridas".

La Fiscalía de Pavas dio apertura a las pruebas recopiladas en este caso.

El celular del sospechoso fue una de esas pruebas, así como otros dispositivos que, según los abogados de la familia de Carla Stefaniack, son vitales en la investigación que se sigue.