Última Hora

El lugar en donde se accidentó una mujer en la ruta 32 es punto frecuente de ese tipo de emergencias según tránsito y rescatistas.

Un verdadero milagro salvó de la muerte a esta mujer, quien la mañana del martes cayó a un profundo guindo en la carretera Braulio Carrillo.

La emergencia ocurrió unos 10 kilómetros después del túnel Zurquí, sentido hacia Limón, específicamente en el kilómetro 34.

Ese lugar, según la policía de tránsito y rescatistas, es reconocido por ese tipo de percances.

“Cuando nos dicen que hay un vehículo que se salió de la vía en la ruta, lo primero que se nos viene a la mente es kilómetro 34.

“Aquí lo primero que afecta es la velocidad con que bajan los carros, después la curva, que no tiene un diseño adecuado para contrarrestar la fuerza centrífuga, al llegar a esta lugar los conductores se asustan y frenan.

“Aquí hay lo que nosotros llamamos popularmente como un ‘chupadero’, de hecho, se había hablado con el delegado para que nos hagan un estudio en la zona y pongan una barra de contención”, explicó Jonathan Alfaro, oficial de Tránsito.

Las autoridades de rescate identificaron a la afectada como Ileana Garita Umaña, quien se desplazaba en un vehículo liviano.

La mujer fue rescatada a unos 100 metros de profundidad desde la orilla de la carretera.

“Tenemos unos aproximados 120 metros, ella se sale del carro, esta es una parte donde siempre tenemos accidentes, de hecho, ya sabemos cómo colocar la unidad para poder hacer los anclajes para el rescate”, relató Víctor Álvarez, bombero.

Las condiciones del terreno que en algunos puntos tenía caídas libres muy pronunciadas, dificultaron la extracción de la mujer.

Una vez que fue estabilizada, la Cruz Roja llevó a la paciente hasta el Hospital Calderón Guardia.