Última Hora

El sacerdote detenido este miércoles y quien está vinculado con el abandono de un niño de 6 años en la frontera de Arizona fue suspendido de sus labores como cura. Sin embargo, quedó en libertad y sin medidas cautelares.

“Me dirijo a ustedes como padre y pastor, en estos momentos en los cuales nos hemos enterado a través de las noticias de los medios de comunicación que el Sr. Cura párroco de su comunidad, el Pbro. Hugo Brenes Villalobos fue detenido.

Estando en desarrollo un proceso de investigación, con el fin de asegurar el esclarecimiento de la verdad, he decidido remover al padre Hugo Brenes de sus ocupaciones como párroco de la comunidad a fin de que pueda tener toda la disponibilidad posible para hacer frente al proceso investigativo que se le sigue.

Les comunico, que, a la mayor brevedad posible, les nombraré un administrador pastoral para su parroquia”.

Este fue el comunicado que extendió monseñor Manuel Eugenio Salazar Mora, tras conocer los hechos con los que se le vincula al sacerdote Hugo Brenes Villalobos, quien ejercía su labor de cura en la diócesis de San Jerónimo en Sardinal de Carrillo.

El cura fue detenido este miércoles por la Policía de Migración y Extranjería.

A este se le vincula con el abandono de su sobrino de tan solo 6 años en la frontera de Arizona, cruce que comunica México con los Estados Unidos, hecho ocurrido en junio del año pasado.

La Fiscalía Adjunta contra la Trata de Personas y el Tráfico ilícito de Migrantes informó que este miércoles se realizó la audiencia de solicitud de medidas cautelares en contra del cura, en la cual solicitaron al Juzgado Penal de turno extraordinario del I Circuito Judicial de San José que se le interpusieran las medidas cautelares de:

firmar una vez al mes en la fiscalía

impedimento de salida del país y entrega del pasaporte

no comunicarse por ningún medio con víctimas y testigos

Sin embargo, el juzgado ordenó la libertad del sospechoso sin medidas cautelares, por lo que la fiscalía apeló la resolución.

Ahora, el Ministerio Público se encuentra a la espera de que otro órgano superior, el Tribunal Penal, señale una nueva audiencia, en la cual reiterará la necesidad de que Brenes cuente con esas medidas cautelares a fin de asegurar su vinculación con el proceso penal.

El sacerdote está vinculado con los presuntos delitos de tráfico ilícito de migrantes y abandono de incapaz.