Última Hora

La iglesia católica mantuvo nombrado, hasta diciembre pasado, a un sacerdote quien cumplió prisión en el 2004 por abusar sexualmente de un menor de edad.

El obispo de Ciudad Quesada confirma que recibió una nueva denuncia en meses pasados.

El cura Francisco Calvo Bolaños fue sentenciado a cuatro años de cárcel en el 2001 por abusar sexualmente de un menor de edad.

Según la denuncia contenida en el expediente, besó en la boca a un niño cuando el sacerdote pertenecía a la parroquia del Barrio San Martín, en Ciudad Quesada.

La sentencia quedó en firme el 27 de enero del 2004 y él se entregó a las autoridades para cumplir la pena impuesta por el tribunal de San Carlos.

Tras cumplir la sentencia, según pudo constatar Telenoticias en documentos y publicaciones, Calvo Bolaños fue nombrado en varias parroquias por ejemplo en Guatuso, en Santa Rosa de Pocosol, en La Fortuna y en Aguas Zarcas de san carlos.

Una publicación del diario oficial de la iglesia católica, el Eco Católico, da cuenta que el cura Calvo Bolaños fue nombrado en enero del 2018, casi 14 años después de la sentencia, como vicario parroquial de la parroquia San Juan Bosco en La Fortuna de San Carlos.

Según el documento del medio católico los nombramientos fueron informados por Monseñor José Manuel Garita, Obispo de Ciudad Quesada. Antes ya había laborado en otras parroquias autorizado por Monseñor Ángel San Casimiro.

Consultado sobre esta situación el canciller de la Curia Metropolitana, Rafael Sandí, dijo desconocer sobre el caso del sacerdote calvo.

Tras una consulta de Telenoticias la Diócesis de Ciudad Quesada informó por medio de un comunicado que tras la sentencia judicial en el 2004 se hizo una investigación a nivel eclesial.

"La Diócesis de Ciudad Quesada realizó la investigación y se comunicó con la Santa Sede para dar seguimiento al caso. Tal seguimiento se dio por varios años, y finalizó en el año 2010 sin que hubiera ninguna condena ni impedimento para que mantuviera su ejercicio sacerdotal".

"En su momento, por indicación de la Santa Sede, al Obispo de entonces, se le concedió la discrecionalidad para determinar si el sacerdote podría seguir ejerciendo. Fue así como Mons. Ángel San Casimiro Fernández, Obispo de Ciudad Quesada, dio aval para que el padre Francisco continuara ejerciendo el sacerdocio".

La Santa Sede mantuvo seguimiento del caso, mientras en la Diócesis se llevaba un proceso de acompañamiento espiritual y sicológico solicitado por la misma Santa Sede".

Sin embargo, Telenoticias entrevistó a una supuesta víctima con quien el cura habría tenido una conducta inapropiada en el 2014 cuando se desempeñaba en la parroquia de Aguas Zarcas.

La Diócesis de Ciudad Quesada confirmó por medio de un correo electrónico que hasta diciembre pasado Monseñor José Manuel Garita decidió separar al sacerdote Francisco Calvo tras conocer una nueva denuncia de un vecino de La Fortuna de San Carlos.

El día 17 de diciembre, el Obispo de Ciudad Quesada, Monseñor José Manuel Garita Herrera, recibió la denuncia de una persona mayor de edad, quien acusó al sacerdote por conducta sexual inapropiada con esta persona".

Desde hace dos meses el sacerdote Francisco Calvo está fuera de la iglesia tras una sentencia de abuso sexual, no acogida por el Vaticano, y nuevas denuncias mientras fue sacerdote en parroquias de la zona norte entre el 2014 y diciembre del 2018.