Última Hora

Este 2021 contabiliza, hasta ahora, 11 personas fallecidas por accidentes acuáticos. 

El número, comparado con los años anteriores, no ha aumentado significativamente. 

Según información de la Cruz Roja Costarricense, los meses de enero 2020 y 2021 registraron cinco muertes cada uno. Si embargo, el mes de febrero del 2020 cerró con 17 muertes por esta causa, mientras que este año llevamos únicamente seis.

Todo apunta a que el mes termine con menos muertes por accidentes acuáticos que el año anterior.

Lo que sí ha variado ha sido el escenario de esos sucesos: este año, la mayoría de personas se han ahogado en ríos.

"Están relacionados al disfrute de las personas en los ambientes de ríos y en actividades de cataratas o pozas. Lo vemos más en época de verano porque la gente sale a disfrutar”, aseguró Guido Mora, jefe del Departamento de Atención de Emergencias. 

Esto se da, principalmente, cuando las personas se bañan en pozas o cataratas.

El hecho más reciente ocurrió el pasado 12 de febrero, cuando dos mujeres y un hombre murieron ahogados tras ser arrastrados por el Río Pejibaye, en Jiménez de Cartago.

Según testigos, una de las víctimas estaba en la poza del río cuando fue arrastrada por la corriente. Los familiares intentaron atraparla acercándole palos y tomándola de las manos, pero fue imposible porque arrastró consigo a dos personas más.

En segunda posición, como escenario más fatal, está el mar. Según Mora, los fallecimiento se dan, principalmente, cuando las personas son arrastradas por la corriente, cuando realizan actividades de disfrute acuático o cuando están muy cerca de las piedras. 

Por último, las piscinas han sido el lugar donde menos fallecimientos se han presentado. 

Recomendaciones

Guido Mora enumeró algunas de las recomendaciones para evitar, a toda costa, estos trágicos accidentes. 

1. Disfrutar de manera responsable de los diferentes ambientes de agua.

2. Portar chalecos salvavidas. Esto aplica especialmente para botes, mar adentro o en aguas que tienen profundidad. Deben ser chalecos certificados, no hechizos ni para ambientes de piscina.

3. Velar por la seguridad de los niños o menores de edad como adultos responsables. No perderlos de vista. 

4. Mantenerse dentro de las áreas seguras para el disfrute de playas.

5. No saltar hacia las pozas ni a las cataratas. Las condiciones de profundidad y movimiento de agua hace que las personas no puedan salir.

"Algunas personas se golpean contra el fondo o contra las rocas en las cataratas o las pozas y sufren heridas, las cuales no les permiten salir o generan accidentes acuáticos que tenemos que atender”, concluyó la autoridad.