Última Hora

Un yate fue detenido por Guardacostas cerca de Isla San Lucas en Puntarenas, el sábado anterior, por incumplir la orden sanitaria del Ministerio de Salud, que pretende evitar casos de COVID-19.

El barco se encontraba en altamar en horas no permitidas, sobrepasaba la capacidad de pasajeros a bordo, ninguno de los ocupantes tenía el salvavidas puesto y encontraron 10 gramos de marihuana.

Entre los pasajeros había un menor de edad. 

“La embarcación tipo yate se encontraba anclada frente a la isla San Lucas, en el Golfo de Nicoya, con 26 personas a bordo. Es por ello que a cada uno se les notificó de que estaban incumpliendo la orden sanitaria del Ministerio de Salud en cuando a evitar aglomeraciones de personas”, señaló el Ministerio de Seguridad.

Ante tal situación, las autoridades escoltaron el navío hasta la subestación de Guardacostas de Puntarenas.

Los pasajeros tuvieron que abandonar la nave y terminar su paseo, mientras que el capitán se hizo cargo de la embarcación.

Este es el primer incidente de este tipo que atiende Guardacostas desde que fueron ordenadas las medidas sanitarias por COVID-19, según informa el Ministerio de Seguridad.