Última Hora

Los privados de libertad de libertad del Centro de Atención Institucional (CAI) Jorge Arturo Montero, en San Rafael de Alajuela, ocultaban celulares en la puerta de un horno de microondas. 

El descubrimiento lo hicieron oficiales de la Policía Penitenciaria, este jueves, durante la revisión de un ámbito de La Reforma.

 En total, se decomisaron 20 teléfonos ocultos en diferentes sitios. 

“Los oficiales logran desarrollar experiencia, pericia e intuición, lo que les permite una lectura del entorno y de las situaciones que enfrentan en los centros penales, de tal manera que llegan a actuar de una manera proactiva, no reactiva", explicó Nils Ching, subdirector de ese cuerpo policial.

"Esa proactividad proviene de la experiencia acumulada por las diferentes formas en las que los privados de libertad tratan de innovar para evadir el trabajo efectivo de la policía”, agregó.

Los policías también encontraron celulares ocultos en almohadas, recipientes plásticos, muebles y otras estructuras del centro penitenciario (ver video adjunto). 

También se decomisaron 20 cables USB, 15 adaptadores para cargador, dos baterías para celular, 13 manos libres, 12 chips telefónicos y 13 envoltorios con aparente marihuana. 

Además, en el CAI de Limón, la Policía Penitenciaria ubicó ocho celulares, ocho cargadores, nueve cables USB, tres manos libres, dos audífonos, una hoja de segueta, una broca, un martillo pequeño, dos trozos de varilla de metal y cinco litros de fermento.

Entre enero y mayo de este año, se han incautado 998 aparatos móviles en las cárceles del país.