Por Christian Montero |28 de julio de 2016, 16:00 PM

La policía desconoce el paradero del único sospechoso de asesinar a martillazos a una mujer en Filadelfia de Guanacaste.

El 19 de setiembre del 2015 fue la última vez que familiares y amigos de Hazel Patricia Quiñones Acuña la vieron o hablaron con ella.

Se presume que ese día en la tarde un hombre identificado como Misael García Calero la atacó mientras Hazel lavaba ropa en su casa.

El crimen ocurrió dentro de una vivienda en el barrio Beloris en Filadelfia.

Para acabar con la vida de Hazel el sospechoso usó un martillo con el que la golpeó en múltiples ocasiones.

Una hermana de la mujer contó a Telenoticias que desde varios días antes Hazel le pidió al sospechoso que se fuera de la casa pues temía que le hiciera daño a ella y a su hija de 12 años.

Víctima y victimario tenían varios años de conocerse ya que la mujer trabajó durante casi 12 años en un restaurante en el centro de Filadelfia, a donde llegó el sospechoso en busca de empleo como peón de construcción.

Ambos compartían actividades sociales e incluso el extranjero le alquilaba un cuarto a la mujer en la casa que ella estaba por terminar de construir.

El día del asesinato, el nicaragüense fue donde el dueño del restaurante para pedirle 300 mil colones a nombre de la víctima porque supuestamente los necesitaba para ir al hospital.

El OIJ y la fiscalía de Santa Cruz de Guanacaste siguen tras la pista de Misael García Calero, quien es el único sospechoso del femicidio.

La solicitud para que se gire orden de captura internacional aún no se tramita, ya que las autoridades tratan de determinar si García todavía permanece en el país, aunque la probabilidad más fuerte es que haya huido a Masaya de donde es oriundo.

La policía judicial pide a quien tenga información sobre el paradero de este hombre que lo denuncien a la línea confidencial 800-8000-645.

En lo que va del año han ocurrido tres femicidios en Santa Cruz, mientras que en todo el 2015 hubo dos.