Última Hora

El hijo de Wendy Liseth Marroquín Alas y Wilden Zair Pérez Flores, quienes fueron condenados a 78 años de cárcel por matar a su otro hijo de cinco años, permanece bajo la custodia del Patronato Nacional de la Infancia (PANI).

Así lo confirmó la institución tras una consulta de Teletica.com.

Señaló, además, que existe para él un proceso especial de protección.

“Este proceso es un conjunto de procedimientos destinados a la protección y defensa de los derechos de las personas menores de edad, cuando estos han sido violentados por alguna de las causas contenidas en el artículo 130 del Código de la Niñez y Adolescencia”, señaló el PANI.

A la fecha, el menor tiene un año y siete meses de estar bajo protección del PANI.

Las autoridades indicaron, además, que hay un análisis técnico en curso, la respectiva investigación preliminar y una medida de protección para salvaguardar al hijo de esta pareja y luego tomar la decisión de dónde será ubicado.

“En el patronato ejecutamos procesos administrativos que responden a la protección y defensa de los derechos de las personas menores de edad cuando estos han sido violentados, ya sea por sus padres o por quienes conviven”, agregó el PANI.

Muerte de hijo mayor

La Fiscalía de Alajuela comprobó ante el Tribunal Penal de la zona que Marroquín Alas y Pérez Flores, madre y padrastro de la víctima, cometieron una serie de maltratos contra su hijo de cinco años, quien murió en la casa donde vivían, ubicada en Alajuela.

“La pareja omitió su obligación de cuido para con la víctima y la sometieron a un abandono total. Según la prueba que presentó este despacho, los imputados golpeaban al niño de cinco años de edad y esto le ocasionó graves afectaciones en su cuerpo”, indicó el Ministerio Público.

El menor, quien falleció entre el 8 y 9 de mayo de 2019, murió por trauma abdominal, cortes en el intestino delgado y alrededores y por peritonitis aguda, es decir, una infección abdominal.