Última Hora

Organizadores de fiestas juveniles cambian el lugar de los eventos hasta tres veces, durante la misma noche, para evitar la intervención policial.

Policías clausuraron un evento el sábado en Atenas. La alerta la dio el PANI por la posible asistencia de menores y la venta de licor sin permisos.

La municipalidad de ese cantón, el ICD, y el programa regional antidrogas de la Fuerza Pública atendieron la denuncia.

El evento, como muchos otros, fue convocado por redes sociales. La entrada costaba entre 2000 y 3000 colones.

En las publicaciones indicaban que el lugar se revelaría días antes de la fiesta.

En el evento de Atenas la policía decomisó licor y varias dosis de marihuana y cocaína.