Última Hora

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) confirmó que en los últimos cinco años no ha logrado localizar a cinco mujeres, quienes fueron reportadas como desaparecidas.

No ha sido posible ubicarlas, pese a que los agentes han realizado todas las diligencias necesarias.

Según las autoridades, aunque sean casos antiguos, las investigaciones no finalizan ni se archivan.

“Luego de realizar todas las pericias necesarias para su localización, se realiza el informe y se queda a la espera de que haya algún dato relevante que los investigadores tomaran en cuenta para activar el caso nuevamente y confirmar o descartar la información”, dijo Wálter Espinoza, director del OIJ.

Entre las mujeres que desaparecieron y no han sido encontradas figura la niña Yerelin Guzmán, vecina de Heredia, quien desapareció el 11 de julio de 2014. También Shirley Angulo Fernández y sus dos hijas menores de edad, Evoleth Blanco Angulo (recién nacida) y Madelein Blanco Angulo de dos años, quienes desaparecieron de su vivienda ubicada en Matina, Limón, el 3 de setiembre de 2014.

También no se localizó a una mujer nicaragüense de nombre Merlyn Cecilia Silva Gutiérrez, quien vivía en la provincia de San José y fue vista por última vez el 3 de octubre de 2016.

“Como suele presentarse en las diferentes investigaciones, cada caso en concreto es el que dicta las pautas a seguir, pero en específico, en los casos de desapariciones ahora se cuenta con un protocolo que será de acatamiento obligatorio para todo el personal de investigación y fiscales encargados, para estandarizar procedimientos en investigaciones de este tipo”, agregó Espinoza.

Esta semana, el OIJ y el Ministerio Público presentaron el “Protocolo conjunto homologado para la investigación de mujeres mayores de edad desaparecidas y no localizadas con enfoque diferenciado según perspectiva de género”.

Lo que busca es hacer énfasis en algunas diligencias que, aunque ya están establecidas en todos los casos de desaparición, tomarán en cuenta algunos elementos particulares en los que una mujer, por su condición de género, puede ser víctima de un delito.

“El protocolo ha hecho una recopilación de las mejores prácticas en el tema de las desapariciones, basado en la experiencia y conocimientos que ha adquirido el personal de investigación, pero también incorpora diferentes lineamientos y recomendaciones de informes internacionales y haciendo un abordaje con perspectiva de género, según las recomendaciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos”, comentó Espinoza.

El año pasado, el OIJ recibió un total de 1.923 denuncias de personas reportadas como desaparecidas, de las cuales aparecieron 1.793. De ellas, 235 son mujeres mayores de edad y 706 menores.

En lo que va de 2021 ya se han reportado como desaparecidas 65 mujeres mayores de edad y 237 menores, quienes han aparecido.

App Teletica