Última Hora

Los agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) realizaron este martes por la noche una reinspección en la casa donde hallaron enterrada a Luany Salazar. Según el reporte oficial, encontraron rastros de aparentes fluidos biológicos que sería sangre.

Las pruebas científicas determinarán en las próximas horas si la sangre pertenece a la víctima.

La joven de 23 años desapareció el martes 9 de junio en La Unión de Cartago y fue encontrada el pasado lunes por su hermano en el patio de una vivienda muy cerca de donde vivía con su mamá.

“La diligencia policial en la vivienda se realizó a partir de las ocho de la noche. Se aplicó la técnica de luminol, la cual dio como resultado positivo con rastros de aparentes fluidos biológicos, los cuales fueron recolectados. El caso continúa en investigación”, señaló el OIJ.

Aparentemente, un vecino de Luany de apellidos Mejía Chavarría habría sido el responsable de su desaparición y muerte.

Mejía es el hombre que tuvo contacto por última vez con la joven, según informó el OIJ.  Fue detenido este martes a eso del mediodía en una vivienda ubicada en San Pablo de Heredia.

"Mejía de 36 años de edad se refugió dentro de la vivienda y luego de un trabajo exhaustivo de la Policía el hombre decidió entregarse a la Fuerza Pública", indicó el Ministerio de Seguridad. 

El OIJ confirmó que el cuerpo encontrado sí pertenece a la joven desaparecida y el mismo fue entregado a sus familiares este martes en horas de la tarde.