Última Hora

Dos hombres cargaron 12 pichingas con combustible robado a Recope, pero, agentes del OIJ de Turrialba los detuvieron minutos después.

La toma ilegal se ubica en el lugar conocido como La Calera de Azul, Turrialba, y cerca de ahí, agentes del OIJ, la Fuerza Pública, la Fiscalía y funcionarios del departamento de protección de bienes de Recope detuvieron a los sospechosos.

La detención de estos sujetos ocurrió poco después de que a cuatro cabecillas de un grupo organizado los condenaron a penas de prisión de entre 4 y 10 años.

Los sujetos sustraían el combustible de diversos puntos de la provincia de Cartago, así como de otras zonas del país.

Según la fiscalía, la estructura compuesta por 20 sujetos tenía funciones muy bien distribuidas.

“Los imputados para llevar a cabo sus hechos ilícitos configuraron un grupo delincuencial debidamente estructura, cumpliendo cada uno una función específica con el fin de actuar de manera conjunta y concertadamente, esto para realizar la sustracción del combustible”, explicó Evelyn Díaz, fiscal de Cartago.

A criterio de un experto, el robo de combustible es una de las principales formas en que los grupos narcos consiguen ese insumo para sus operaciones.

Si conoce de una toma ilegal de combustible, puede denunciarla a la línea dedicada a atender ese tipo de delito que es la 1002 o también puede llamar al 9-1-1.

La ley que castiga el robo de combustible al estado contempla penas de hasta 15 años de prisión.