Última Hora

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) confirmó que el cuerpo encontrado el fin de semana en una represa en San Antonio de Belén corresponde al empleado del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) desaparecido desde el 3 de diciembre.

El análisis de huellas dactilares y de piezas dentales permitieron establecer que se trata de Pedro Calvo Olivares.

Calvo Olivares, de 47 años, trabajaba para el área de mercadeo y fue sacado de su casa en Cartago por al menos tres hombres.

El cuerpo presentaba dos heridas de arma de fuego en el pecho.

Los homicidas trasladaron a la víctima hasta la zona de Pavas en donde lanzaron los restos al río Tiribí.

Ahora la investigación se enfoca en ubicar a los sospechosos de asesinar al empleado del ICE.