Última Hora

Wilfredo Morales y Gabriela Vega fueron condenados este viernes a 35 años de prisión cada uno por el delito de homicidio calificado.

A ambos el tribunal los vinculó con la muerte de un menor de 2 años y tres meses. Este hecho ocurrió en Sabanilla de Montes de Oca en noviembre del año 2013, un caso que conmocionó a todo el país.

El caso se dio a conocer en ese momento luego de que una llamada al OIJ avisara de que el menor murió de forma natural y producto de un vómito, sin embargo, tras la autopsia se determinó que esta versión era falsa y que el infante presentaba el síndrome de niño agredido.

El dictamen de esa autopsia determinó que el pequeño tenía siete cosillas fracturadas, golpes en todo su cuerpo, y que falleció tras colapsarle un intestino por una de las tantas golpizas que le dieron.

Wilfredo Morales era el padrastro del pequeño y según los jueces durante el debate el hombre mintió y quiso manipularlos.

Mientras que Gabriela que era la madre del menor quiso evadir su responsabilidad de los hechos y otorgó en todo momento la culpabilidad del crimen a quien fue su pareja.

Wilfredo Morales y Gabriela Vega tendrán que descontar prisión preventiva por seis meses mientras queda en firme la sentencia.

El juicio se desarrolló en el segundo circuito judicial de San José en Goicoechea.