Última Hora

La oficial de la Fuerza Pública, Kimberly Suarez Narváez, quien sobrevivió tras recibir un disparo en la cabeza mientras atendía un caso de violencia intrafamiliar, fue condecorada con la "Cruz Escarlata".

El evento se realizó este lunes en la noche en conmemoración del 72 aniversario de la Fuerza Pública. 

Según informó el Ministerio de Seguridad Pública (MSP) el 9 de enero del 2021, pasadas las 3 p. m., el 911 recibió una llamada por un caso de violencia doméstica. 

"La víctima, quien es parte del Programa de Atención Prioritaria, indica que su expareja la mantenía retenida en su casa. Una primera unidad se aproxima a la casa y luego entra una segunda llamada en la cual se indicaba que el sujeto estaba muy agresivo, así que la policía decide enviar más unidades. En la segunda unidad llegó la oficial, Kimberly Suarez, y cuando se acerca al sospechoso, el hombre le disparó en la cabeza a la oficial", explicó el MSP.

La agente Suárez ha luchado durante todos estos meses por su vida con fortaleza y valentía. En una entrevista, la policía galardonada aseguró no arrepentirse de haber dado su vida por una mujer que necesitaba que alguien la rescatara. 

¿Cómo se siente al recibir este reconocimiento?

Es un sentimiento muy grande, me dio mucho gusto que me dijeran gracias y que todos se hayan levantado a aplaudir. Siento mucho amor por la Policía, logré lo que soñé siempre: ser policía. Aquí estoy y di mi vida por una mujer que necesitaba que alguien la rescatara.

¿Cómo sigue la recuperación?

Mi recuperación ha sido muy fácil para mí, no me he sentido mal. Tenía problemas con el lado derecho de mi cuerpo y me dolía un poquito caminar, pero siempre me levantaba y decía: yo tengo que caminar. Gracias a Dios aquí me tienen, lista para seguir trabajando.

¿Sigue incapacitada?

Estoy incapacitada y tengo fe en Dios de que pronto me den de alta, yo me siento muy bien, lo que más me ha dolido es que me quitaron el pelo, no tengo pelo. Se lo entregué a Dios para esta otra operación, ahí me irá creciendo cuando Dios quiera.

Cuando se presentó la situación ¿lo pensó dos veces antes de actuar?

No, uno no lo piensa dos veces porque uno va y lucha por ser policía y a usted le enseñan que tiene que defender a las personas, no hay ni que pensarlo.

¿Quién ha sido su mayor apoyo?

Mi mamá, la más importante del mundo, me ha dado su mano, me ha acompañado a las citas, me lava y me seca la herida, y también mi hija. Son mis ángeles, Dios me las mandó.

Puede ver más detalles en el video adjunto.

Youtube Teletica