Última Hora

Este lunes continuó el juicio por la muerte de cuatro turistas estadounidenses, quienes fueron sorprendidos por una cabeza de agua mientras hacían un tour de rafting por el Río Naranjo, Quepos.

Moisés Monge, dueño de la finca por donde se ingresa al río, es uno de los testigos en este debate. Durante su testimonio, argumentó que él les hizo señas a los turistas cuando se percató de la cabeza de agua, pero ellos no lo vieron.

“Antes de la tragedia no llovía, pero luego comenzó a llover y los de la expedición decidieron esperar a ver si paraba la lluvia. Yo les dije que el río está llenando, ellos dijeron que iban a esperar y después de una hora bajó, porque se veían las piedras y el playón. Luego de que los turistas iniciaron el recorrido vino la cabeza de agua, yo traté de hacerles señas, pero no vieron”, dijo Monge ante los jueces.

Otro de los que declaró este lunes fue Alfredo Caballero, investigador del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) y quien realizó el levantamiento de los cuerpos.

Arrancó diciendo que recibió una llamada cerca de las 3:20 p. m. del 20 de octubre de 2018, advirtiendo que varias balsas volcaron en el río con al menos 14 personas.

“Nos dijeron: volcaron tres balsas de Quepoa Expeditions que hacían tour con turistas y había 11 desaparecidos”, comentó Caballero.

Además, narró que durante cinco horas y en determinados tiempos, fueron apareciendo los ahogados en diferentes sitios a lo largo del margen del río.

“Las condiciones climáticas en el sitio eran adversas, pues días atrás llovió mucho. De hecho, el cauce del río era muy fuerte, el agua bajaba con fuerza ese día”, agregó el agente.

Según narran testigos, el día de la tragedia, a los cinco minutos de iniciar el tour, el río subió más su caudal, se tornó turbulento y el agua se puso chocolatosa. Cuando iban por una vuelta, vieron atrás y la balsa dos se volcó, por lo que el guía de la balsa uno gritó “rescue” y trataron de auxiliar a los de la balsa dos, pero ellos también volcaron.

El debate continúa este martes con varias declaraciones por videoconferencia, desde Miami, entre estas la de Luis Henry Beltrán, uno de los sobrevivientes de la tragedia.

El Tribunal Penal de Quepos lleva a cabo el juicio del 5 al 16 de julio en el Primer Circuito Judicial de San José.

En este caso hay tres hombres acusados por los delitos de peligro de naufragio, omisión de auxilio y homicidio culposo. Los imputados son todos guías turísticos: dos hombres de apellido Contreras y otro de apellido Pessoa.

“Presuntamente, ese día los imputados habrían llevado a cabo una excursión con un grupo de hombres de nacionalidad estadounidense. En apariencia, los encartados tenían conocimiento de que, ante las condiciones climáticas, hacer rafting en el afluente era riesgoso”, señaló el Ministerio Público.

Según la Fiscalía, durante el accidente dos turistas pidieron auxilio, pero uno de los imputados se habría negado a rescatarlos. Se cree que los sobrevivientes tuvieron que nadar hasta la orilla para salvar sus vidas.

Gloriana Navas, abogada de la familia de los fallecidos, indicó que sus representados solicitan una indemnización de poco más de 240 millones de colones.

“Ellos presentan un reclamo de 100.000 dólares, es decir, poco más de 60 millones de colones por cada una de las víctimas, para un total de 240 millones de colones”, indicó Navas.

Los estadounidenses que fallecieron fueron identificados como Jorge Tomas Caso Rodríguez de 22 años, Ernesto Sierra Estrada de 25, Andrés Denis de 30 y Sergio Luis Lorenzo de 32 años.

Youtube Teletica