Última Hora

"Como siempre, he dado la cara y la seguiré dando": esa fue la escueta declaración que dio el alcalde de San José, Johnny Araya Monge, tras ser liberado este miércoles en horas de la tarde.

El jerarca municipal, uno de los investigados en el caso Diamante, permanecía en celdas judiciales desde el lunes. 

Las defensas de Araya y los otros cinco alcaldes pidieron la liberación de sus clientes, alegando que "no tenía sentido" mantenerlos en condición de detenidos si la Fiscalía no había solicitado prisión preventiva en su contra. La jueza, finalmente, resolvió liberarlos.

"En este momento no voy a dar declaraciones, sí se las voy a dar después de que termine la audiencia (...) Con mucho gustó hablaré cuando termine la audiencia hoy mismo", agregó Araya a su salida del II Circuito Judicial de San José.

La Fiscalía solicitó contra este y otros cinco alcaldes las siguientes medidas cautelares: suspensión del cargo por ocho meses, impedimento de salida del país, firmar ante el despacho y no comunicarse con testigos.

En el caso Diamante, las autoridades investigan los aparentes delitos de tráfico de influencias, cohecho, malversación de fondos, incumplimiento de deberes, asociación ilícita y penalidad del corruptor en perjuicio de los deberes de la función pública.