Última Hora

Un informe del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) señala que, supuestamente, el alcalde de Escazú, Arnoldo Barahona, mandó a triturar documentos después de que se realizaron los allanamientos del caso “Cochinilla”.

Los agentes judiciales investigaron este hecho tras recibir información confidencial.

"Es importante hacer de su conocimiento que, posterior a los allanamientos del caso Cochinilla, acontecidos en el mes de junio del presente año, se recibió en nuestro despacho información confidencial dentro de la cual se hacía mención que personal de la Municipalidad de Escazú había estado triturando documentación, supuestamente vinculada con este caso, y que las bolsas fueron sacadas de la alcaldía y, según consta en el documento, por orden del alcalde Barahona Cortés, quien amenazó al personal para que no hablara", dice el documento.

Barahona y un ingeniero municipal, de apellidos Boraschi González, están imputados en el caso Diamante. Al jerarca se le investiga por, supuestamente, haber aceptado dádivas de la empresa MECO, también investigada en la causa “Cochinilla”.

"Es notorio el vínculo delictivo que existe entre Gutiérrez Vargas de MECO, con los funcionarios de la Municipalidad de Escazú, Boraschi González y el alcalde Arnoldo Barahona, en donde estos dos últimos colaboran con el pago adelantado de facturas y acondicionan los proyectos para que sean adjudicados a la empresa MECO", agrega el informe de la Policía Judicial.

Ambos funcionarios de la Municipalidad de Escazú fueron liberados mientras enfrentan la audiencia de medidas cautelares.

Repase la nota completa en el video adjunto.