Última Hora

Más de 1.300 hectáreas de zonas protegidas se vieron afectadas por los incendios forestales en el 2020: en la mayoría de los casos, el fuego fue provocado.

Un total de 216 incendios forestales se atendieron durante la época seca, un número bajo si se compara con las cifras reportadas en el 2019.

64 de estos siniestros ocurrieron dentro de áreas protegidas, afectando unas 1.371 hectáreas. Los otros 152 incendios se registraron en terrenos aledaños.

De enero a junio incrementa el riesgo de incendios forestales, por eso las autoridades reforzarán los controles y se mantendrán en alerta. Eso sí, cumpliendo los protocolos debido a la pandemia.

Como parte de las medidas preventivas, se pide a la población evitar quemas de basura, troncos, árboles de Navidad, llantas y cualquier otro material.

En la Región Chorotega, el Pacífico, así como en Upala, Osa y Los Chiles se registró la mayor afectación por los incendios forestales.