Última Hora

Un hombre, identificado con el apellido Rosales de 20 años de edad, privó de libertad a su novia de 17 años, quien esta embarazada, y se escondió en la montaña. Agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), tras una intensa búsqueda de dos días, encontraron al sujeto y a la menor.

Según la versión brindada por las autoridades, el sospechoso agredía constantemente a la mujer, por lo que ella interpuso una denuncia ante el Juzgado de Violencia Doméstica de Esparza el pasado lunes 7 de setiembre. Algo, que al parecer, enojó al hombre. 

“La víctima, quien vivía con el sujeto en casa de los padres de este, solicitó medidas de protección porque estaba siendo víctima de agresión y por esta situación la menor se fue a la casa de sus padres. Sin embargo, el martes 8 de setiembre, cuando la mujer caminaba por una calle cerca de donde vive, fue abordada por su novio quien la agredió verbalmente, se la llevó de vuelta y a la fuerza hasta la casa de él, donde continuó agrediéndola”, señaló el OIJ.

En determinado momento, la madre de Rosales dejó entrar a la menor porque estaba siendo agredida verbalmente afuera de la casa y bajo la lluvia.

Al día siguiente, el miércoles 9 de setiembre, la mamá del ahora imputado vio que la menor tenía golpes en la cara y en otras partes del cuerpo, por lo que le reclamó al hijo y este también la golpeó.

El padrastro del joven tuvo que intervenir y lograron sacarlo de la casa, pero afuera empezó a gritar a su pareja. Le dijo que si no salía le iba a hacer daño a ella, a la mamá y al padrastro, así que la joven decidió salir.

“El sujeto se la llevó a la fuerza a un sector montañoso que colinda con la casa de él y se internó con ella. La mamá del hombre le contó lo que pasaba a la mamá de la menor por lo que fue a la Fiscalía a interponer la denuncia y los agentes judiciales, al saber lo que pasaba, montaron un operativo de búsqueda”, indicó el OIJ.

Durante todo el miércoles y jueves los agentes judiciales buscaron a la pareja hasta que lograron ubicarla escondida en la montaña.

La menor rescatada fue llevada al Hospital de Puntarenas, donde se valoró su condición y se confirmó que tanto ella como el bebé están bien de salud.

El sospechoso fue puesto a las órdenes del Ministerio Público para determinar su situación jurídica.

Tanto la menor como el hombre viven en el sector de Las Parcelas de Mata de Limón en Esparza.

El caso ahora está en investigación.