Última Hora

Tras una denuncia de hacinamiento en celdas judiciales, realizada por el director del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), el Ministerio de Justicia y Paz todavía tiene pendiente la reubicación de privados de libertad en diferentes cárceles del país.

En declaraciones del pasado 23 de diciembre, Wálter Espinoza señaló que ​ “desde agosto de 2020 el OIJ enfrenta un grave problema de hacinamiento en sus celdas provocado por la reticencia del Ministerio de Justicia de recibir a las personas que han sido remitidas por parte de los Tribunales para que ingresen a los centros penales”.

Sin embargo, la ministra de Justicia, Fiorella Salazar, asegura que su cartera ha venido experimentando una situación compleja.

“Una gran parte de los centros penitenciarios tienen un cierre técnico, esto quiere decir que no podemos ingresar nuevas personas que vengan de celdas judiciales, lo que ocasiona una presa en ellas. Es algo muy complejo y especialmente con el tema de la pandemia que vivimos”, dijo Salazar.

Declaraciones de la ministra de Justicia, Fiorella Salazar: 

La ministra señaló, además, que no se “ha dejado de cumplir con la obligación que tiene dentro de este marco complejo", tanto con las órdenes de cierre como con los tiempos de aislamiento por COVID-19.  

El pasado 23 de diciembre de 2020, el director del OIJ había informado que 204 personas permanecían en celdas judiciales; este lunes 4 de enero había 75 privados de libertad pendientes de ingreso a centros penales.

Según confirmó la viceministra de Justicia, Viviana Boza, a Teletica.com, a la fecha solo tienen 16 solicitudes de ingreso por parte de OIJ.

“Estos cortes de ingreso se van haciendo día con día y por ahí de mediodía el OIJ nos pasa las listas actualizadas. Hay algunas personas que las sentencian a uno o dos días en celdas, por eso pedimos la actualización de manera constante; muchas veces identificamos listas con gente que ya está en libertad y por eso cambiamos el mecanismo para avanzar más coordinadamente con las listas”, indicó Boza.