Última Hora

Gigantescas piedras cayeron sobre la Ruta 27, la mañana de este domingo, y de milagro no mataron a nadie. 

El paso por el lugar estuvo interrumpido por al menos cuatro horas. 

Según informó la central de comunicaciones de la concesionaria Golbalvia Ruta 27, en la zona se realizaron trabajos con maquinaria pesada para remover el material que cayó a la altura del kilómetro 75, sector de Caldera.

No hay reportes de vehículos ni personas afectadas por el desprendimiento del material de una de las paredes que colindan con la vía.

A eso de las 11 a.m. el paso por el lugar quedó habilitado.