Última Hora

La Fiscalía archivó la investigación tras la desaparición de una familia en Matina de Limón hace 5 años.

Sin embargo, no descartan que en el caso esté relacionado un grupo narco del Caribe.

Se trata de la familia conformada por la expolicía Andrea Angulo Fernández, su esposo Víctor Blanco Vega y sus dos hijas para ese momento de 3 años y otra de 3 meses de nacida.

De acuerdo con la consulta pendiente, la Fiscalía adjunta de Limón informó que el caso se investigó en el expediente 14-000674-1103-PE, por la desaparición de cuatro personas. ​ ​ Actualmente, el mismo se encuentra en archivo fiscal, debido a que no se pudo individualizar al autor o autores del delito.

Si bien, el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) realizó un informe, lo cierto es que hubo diferencia de criterio jurídico, y la fiscalía determinó que los elementos aportados por la policía no eran suficientes para acreditar la participación de imputados en estos hechos.

Sobre el caso y las diligencias no es posible ampliar, pues la resolución de archivo fiscal otorga la posibilidad de que el expediente pueda reactivarse si existieran nuevas pruebas que ameriten una ampliación de la investigación.

Sin embargo, la Fiscalía de Limón confirmó que, dentro de las pesquisas realizadas, no se descartó el tema de que los hechos tuvieran algún vínculo con algún grupo criminal organizado en Limón, pero esa información no se pudo acreditar; tampoco hubo indicios para acreditar que existió un nexo entre la desaparición y supuestos grupos narcotraficantes de otros países.

En cuanto al tema del familiar que usted menciona, esa fue una de las líneas de investigación realizadas, no obstante, tampoco se tuvieron indicios de su participación.

Al día de hoy no es posible confirmar o descartar que las víctimas estén fallecidas, pues no se ha dado con el paradero de estas ni tampoco con los cuerpos.

El OIJ manejó el caso como una desaparición, pero esa conducta no es delito, por lo cual, en la carátula del expediente, la causa penal se tramita como un homicidio calificado, pues debe incorporarse una conducta delictiva, sin perjuicio de que en este u otros procesos, esa calificación jurídica pueda variar durante el período de la investigación.