Última Hora

Una llamada bastó para que una persona entregara, voluntariamente, su tarjeta y su clave a estafadores que no perdieron tiempo para ir a sacar el dinero de la cuenta de su víctima.

Según informó el Organismo de Investigación Judicial (OIJ),  un cliente bancario recibió una llamada telefónica de alguien que se presentó como empleado de un banco donde él tenía una cuenta. El supuesto empleado le dijo que le iban a cambiar el plástico de su tarjeta y había que coordinarlo.

Para ese cambio lo único que tenía que hacer el cliente era entregarle a un mensajero su tarjeta y clave en un sobre sellado.

Por supuesto todo se trataba de un fraude mediante ingeniería social, mediante la cual los delincuentes convencen a la víctima de realizar  acciones que les permite tener acceso a información confidencial.

Con dichos documentos en poder de los estafadores, empezaron a sacar dinero de distintos cajeros, entre el jueves y viernes de esta semana.

El OIJ informó que ayer por la tarde se detuvo a dos personas en Guadalupe que son sospechosas de estar sacando el dinero.