Última Hora

El chofer de un autobús, quien fue detenido por oficiales de la Fuerza Pública el pasado lunes por la tarde luego de encerrar a una mujer dentro de la unidad con aparentes fines sexuales, quedó en libertad.​

En primera instancia, el sospechoso de apellidos Calderón Murillo fue puesto a las órdenes del Ministerio Público por acoso sexual callejero.

“Tras la audiencia realizada el martes, la Fiscalía comprobó que el sospechoso cuenta con los arraigos procesales respectivos (familiar, laboral, domiciliar) y por ende enfrentará el proceso penal en libertad, en condición de imputado”, señaló el Ministerio Público.

Calderón es investigado por los presuntos delitos de privación de libertad, establecido en el artículo 191 del Código Penal, y otro por acorralamiento, tipificado en el artículo 175 de la Ley contra el Acoso Sexual Callejero.

La audiencia de continuación por este caso se programó para el próximo domingo 13 de setiembre en horas de la tarde.

Los hechos ocurrieron cerca del Parque de las Garantías Sociales en San José, cuando el hombre encerró a la mujer y, aparentemente, le habría propuesto que le mostrara sus partes íntimas, mientras él tocaba sus genitales.

La mujer gritó y corrió fuera del bus hasta encontrar a los policías, quienes minutos después detuvieron al sujeto.

Si Calderón Murillo es encontrado culpable, podría recibir una pena de ocho meses o hasta un año de cárcel por acorralar y perseguir a una persona con propósitos sexuales.