Última Hora

En la planta baja de una casa en Pavas operaba una chatarrera clandestina que fue clausurada por la policía ya que, además, encontraron material robado al estado.

La labor la realizó la Policía Municipal de San José y el OIJ junto a funcionarios del ICE y Fuerza y Luz.

En el sitio decomisaron varios metros de cable sustraídos a Fuerza y Luz, así como placas de vehículos, entre otros objetos.

Según las autoridades, este tipo de negocios en una vivienda son un peligro para la salud.

Estas acciones tienen como objetivo disminuir las cifras de robo de cable de cobre, tapas de alcantarillas y otros objetos del estado que son los más buscados por las bandas y sujetos que se dedican a este ilícito.

Por cada kilo de cobre los delincuentes reciben entre 4.000 y 4.500 colones.

Solo el ICE reporta en este año, pérdidas superiores a los 3 millones de dólares por sustracción de cable, es decir, más de 1.800 millones de colones.

El robo de cable genera pérdidas no solo para las instituciones del estado, sino que también para las empresas y hogares que ven afectado el suministro eléctrico y el acceso a internet.

Por eso la policía pide que denuncie este delito al 9-1-1.