Última Hora

La carne de res decomisada por el OIJ la mañana de este viernes al dueño de una carnicería y dos sujetos más, fue destazada en una finca ubicada en Río Grande de Atenas.

Fue dentro de una propiedad donde agentes de la sección de hurtos del OIJ encontraron dos vacas que fueron destazadas durante la noche y madrugada.

Fue en ese punto que el dueño de una carnicería y dos nicaragüenses habrían sustraído al menos media tonelada la carne que se sospecha tenía como destino un local ubicado en la zona roja de San José.

Información confidencial permitió a la policía ubicar a los sujetos mientras se movilizaban por la ruta 27 y al cruzar el peaje de San Rafael de Alajuela fueron detenidos en un retén.

En este vehículo los sospechosos transportaban varias bolsas con cortes de carne, de hecho, los agentes judiciales encontraron en la finca donde destazaron las reses, varias bolsas iguales a las que decomisaron en el vehículo.

La policía sospecha que los implicados en este robo forman parte de un grupo criminal que se dedica a esta actividad en otros puntos del país.

Uno de los detenidos es dueño de una carnicería ubicada en la zona roja de San José desde donde se cree que distribuye gran parte de la carne destazada sin ninguna medida sanitaria.

Sodas, minisúpers y otros comercios de la capital son los receptores de este producto que implica un alto riesgo para el consumo humano.

El OIJ levantó de la finca varias evidencias como bolsas plásticas y los restos de los animales que fueron destazados.

Funcionarios del Servicio Nacional de Salud Animal harán pruebas de ADN a los huesos levantados en la finca y a la carne decomisada a los cuatreros, para corroborar que se trata de los mismos animales.