Última Hora

A través de las redes sociales el presidente de la República Carlos Alvarado y el expresidente Luis Guillermo Solís, repudiaron el asesinato del líder indígena Yehry Rivera Rivera, ocurrido la noche del lunes en la zona de Térraba por aparentes conflictos de tierras.​

Esto escribió el mandatario Alvarado:

“Condeno el asesinato del dirigente indígena Yeri Rivera en Térraba. Lamento profundamente los hechos de violencia ocurridos el día de hoy en esa comunidad. En este momento la Fuerza Pública cuenta con fuerte presencia en el lugar y ya se ha procedido a la detención del presunto responsable”.

Además, agregó, “Le he pedido al Viceministro de Diálogo, al Viceministro de Seguridad y a la DINARAC, atender esta situación”.

Por su parte el expresidente Solís se refirió de esta manera:

“El alevoso asesinato de Yeri Rivera anoche (lunes) debe ser repudiado. Igualmente, todo tipo de violencia en los territorios indígenas venga de donde venga. La Fuerza Pública, el OIJ y demás autoridades del Estado deben garantizar el orden, hacer cumplir la Ley e impedir que haya impunidad. El proceso de ordenamiento y devolución de tierras en esos territorios no puede ser justificación para que se lesionen los Derechos Humanos. Si campea el desorden y se impone la razón de la fuerza, resultará muy difícil evitar más muertes y más dolor en esas zonas”.

La Defensoría de los Habitantes también se pronunció y a la vez anunció que eleva un informe ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sobre la situación en los territorios indígenas y, condena el asesinato del líder indígena y llama al Estado a liderar acciones inmediatas y efectivas.

Otros de los que alzaron la voz fue la Asociación de Profesores de Segunda Enseñanza (APSE), quienes, a través de un comunicado de prensa informaron que “lamentan y condenan la muerte del líder indígena Brörán de Térraba, asesinado en medio de disputas entre indígenas y usurpadores de tierras”.

"Esta no es la primera vez que las comunidades indígenas del cantón de Buenos Aires son víctimas de la violencia de parte de poblaciones ajenas a su realidad cultural", se refirió APSE.