Última Hora

El informe del Hospital de Niños fue clave para que la Fiscalía de hechos de violencia en perjuicio de niños, niñas y adolescentes ordenara la detención de una pareja sospechosa del intento de matar a su bebé de tan solo un año.

De acuerdo con la investigación, las agresiones al menor habrían ocurrido a lo interno de una bodega en donde el padre del pequeño trabajaba como oficial de seguridad.

Aparentemente, el sospechoso, quien es oriundo de Pérez Zeledón, se trajo a vivir a ese sitio a su esposa junto con el niño.

El viernes anterior el infante ingresó a la clínica Marcial Fallas de Desamparados en donde lo remitieron al Hospital de Niños.

Ese centro médico alertó a la Fiscalía de un posible caso de síndrome de menor agredido.

Y tras hacer una revisión al ofendido, los médicos de la unidad de traumas determinaron que el pequeño presenta al menos siete lesiones, algunas de ellas son:

Trauma macizo facial, fracturas en la mandíbula, luxación de dientes frontales, fractura en la nariz, trauma en los ojos, párpados, e hígado.

Debido al cuadro de agresiones tan severas que tiene el bebé, es muy probable que deban operarlo en las próximas horas.

Los padres de la víctima fueron indagados en la Fiscalía de Desamparados y la audiencia de medidas cautelares se realizaría durante las primeras horas del miércoles.

Ambos sospechosos enfrentan cargos por tentativa de homicidio calificado.