Última Hora

Joseph Rivera, abogado de la familia de Luany Salazar, espera que la sentencia por el homicidio de la joven se un mensaje para todos los feminicidas.

El próximo lunes el Juzgado Penal de Cartago hará lectura del por tanto donde se conocerá si el principal sospechoso, de apellido Mejía, es culpable o no por la muerte de Luany.

“Espero que se de una sentencia ejemplarizante, las altas penas a imponer no disminuyen la criminalidad, pero hay que enviarle un mensaje a las personas que cometen feminicidios en el país. Espero que le dicten 50 años de cárcel por homicidio calificado y robo agravado”, dijo Rivera.

Este viernes por la mañana la Fiscalía Adjunta de Cartago solicitó 50 años de prisión en contra de Mejía Chavarría, quien habría asesinado brutalmente a la joven.

Los hechos con los que se le relaciona ocurrieron entre el 9 y 10 de junio de 2020. Luany desapareció por varios días y fue encontrada, por familiares, enterrada en el patio de la casa donde vivía Mejía.

“El fiscal es muy bueno y la verdad nos mandaron lo mejor del Ministerio Público, la calidad del trabajo que ha hecho es excelente. Los familiares de Luany están muy afectados porque tuvimos que volver a revivir lo sucedido ya hace un año, pero confían en que el juzgado, que está integrado por dos mujeres y un hombre, resuelvan a favor”, comentó Joseph Rivera.

El abogado además considera que la declaración que rindió el imputado, el pasado jueves, es inventada y más bien quedó claro que él es un sociópata.

Asegura que todo fue como una novela haciendo creer que él no hizo nada y que más bien es el victimario.

Para Francisco Herrera, abogado defensor del imputado, es claro que hay una contaminación de la escena y la prueba es inadmisible.

“Si el tribunal es garantista y serio podría absolver a mi cliente y este quedaría libre de inmediato, pero si no lo es habría una condenatoria. Hay una joven que falleció y dolor de muchas personas, yo solo soy un defensor que quiere que mi cliente lleve el debido proceso y se respeten sus derechos fundamentales”, aseveró Herrera.

Según la Fiscalía, el imputado habría llevado a Luany a su casa haciéndole creer que le propondría un negocio, luego le pidió a la ofendida que fueran a una habitación que se encontraba en el segundo piso de su casa.

Se sospecha que una vez en ese sitio, el imputado tomó un arma punzo cortante y agredió a la joven en el cuello, ocasionándole la muerte, luego se apoderó de su teléfono celular y lo llevó a un comercio para venderlo.

Contra el principal sospechoso se están pidiendo 35 años por homicidio calificado y 15 por robo agravado.

Youtube Teletica