Última Hora

En los primeros siete meses del año las autoridades policiales han detenido a 17 mareros pertenecientes a pandillas de El Salvador, Nicaragua y Honduras.

Todos fueron deportados a sus respectivos países, pero dos hombres más, de nacionalidad salvadoreña, permanecen detenidos a la espera de su deportación.

El último caso ocurrió el martes anterior cuando la Policía de Migración detuvo a un salvadoreño de apellido Zelaya Orellana, en Alajuela, quien pertenecería a la mara Salvatrucha MS13.

Zelaya fue detenido luego de varios trabajos de investigación, ya que cuenta con orden de captura vigente por el delito de extorsión agravada y antecedentes por delitos de tráfico ilícito y agrupaciones ilícitas, así como una alerta roja de Interpol.

“Desde hace algunos años, la Policía ha venido trabajando en ubicar y detener personas con alto perfiles que atentan contra la seguridad nacional, con el fin de realizar las deportaciones que corresponden. Nos mantendremos realizando estas acciones, así como las investigaciones conexas para la detención y rechazo de quienes estén ligados a este tipo de organizaciones criminales”, dijo Stephen Madden, director de la Policía Profesional de Migración.

El sujeto fue trasladado al Centro de Aprehensión Regional Central de la Dirección de la Policía de Migración, donde permanecerá mientras se coordina el proceso correspondiente de deportación.

App Teletica