Última Hora

Jafet Soto lo demostró desde el banquillo. Su cara de frustración, muchas veces de desesperación, es el fiel reflejo de un Herediano que no es claro y que pese a que terminó dominando ante el Santos no pudo pasar del empate 0-0.

¿La razón? Por un lado, la falta de tino de sus innumerables hombres en punta. Porque cuando usted mete a todos sus jugadores ofensivos disponibles y la pelota no entra, la frustración es más que evidente.

Por el lado santista, el empate sin goles tuvo una principal razón: el portero rojiamarillo Bryan Segura.

El portero sostuvo el marcador en la primera mitad. Dos intervenciones suyas fueron vitales para dejar el arco en cero y olvidar rápido la ausencia de Esteban Alvarado.

Segura primero le ahogó el gol a Starling Matarrita en un mano a mano justo al palo izquierdo del portero; y la segunda fue un enorme paradón tras un incómodo remate de Osvaldo Rodríguez que lo dejó guindando en el arco para la foto.

Las cosas no andaban bien para los rojiamarillos que se vieron en peligro en los primeros minutos contra el Santos.

No fue hasta que llegó la tragedia para el cuadro guapileño.

Alvin Bennett cometió el error de barrarse por detrás de Yendrick Ruiz y le cometió falta. Roja directa para el joven defensor que dejaba al Santos con 10 hombres en el mejor momento del partido.

Herediano parecía equiparar las cosas, sin embargo, a nivel ofensivo el equipo seguía seco y de ahí el cabreo de Soto.

Las rabietas de Soto incluso llegaron hasta el punto de lanzar su gorra al suelo.

Poco a poco el Team comenzaría a retomar las emociones del partido, al sumar más hombres en punta, uno de ellos, Leandro Barrios, Leandrinho, quien regresaba a la Primera División tras seis años.

Ya con Leandrinho y Fabrizio Ramírez en la cancha, el Herediano comenzó a encimar poco a poco a los guapileños, pero esta vez fue el turno de Douglas Forvis para comenzar a contener los ataques rojiamarillos.

El Herediano también sumó a Randall Azofeifa, director de orquesta en la complementaria. Con Azofeifa el cambio es revulsivo y cuesta entender los motivos de su ausencia en la titularidad.

Pero cuando mejor jugaban los rojiamarillos, Keyner Brown se marchó a las duchas tras recibir la doble tarjeta amarilla luego de un codazo sobre Jossimar Méndez.

Las opciones parecían mermar para los heredianos, pero la insistencia continuó en el arco santista con un Leandrinho que desperdició opciones muy claras para definir el partido.

Casi con el final encima, el Santos sufrió la expulsión de Bryan López, de muy buen partido, tras una falta sobre Orlando Galo, que hizo que el Santos se enconchará todavía más bajo los tres palos.

Al final, un 0-0 insípido para ambos equipos que lo único que hace es apretar todavía más la lucha por el segundo lugar del grupo B, que hasta este momento es un boleto que está para cualquiera.

Por si fuera poco, el Santos sumó su partido 33 sin lograr una victoria ante el Herediano, una de las rachas negativas más grandes del fútbol nacional.

Repase las principales incidencias del juego acá: