Última Hora

Una joven denuncia que, en el Hospital Nacional de las Mujeres, Adolfo Carit Eva, le negaron atención médica de urgencia y la dejaron en la calle con bata, una vía y con sangrado vaginal.

A pesar de que fue remitida en ambulancia del Hospital Calderón hasta la Carit, en la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) aseguran que no se le consideró una atención de urgencia y que como la joven no canceló la cita no se le pudo atender en ese momento.

Por su parte, la Fiscalía confirmó a Teletica.com que tienen abierta una investigación por el presunto delito de incumplimiento de deberes en dicho centro médico.

Relato

“El miércoles en la madrugada amanecí con unas hemorragias vaginales, yo asumí que era el periodo, pero no, te digo que comencé a sentirme sumamente mal, eran totalmente charcos de sangre lo que tenía.

“A como puedo me dirijo a la Carit, porque me siento muy débil, para ver si me pueden atender, en ese momento no tenía seguro y me dicen que no me pueden revisar, yo lo que hago es que me dirijo al Calderón Guardia porque estaba a punto de descomponerme.

“En el Calderón me observan y sin nada que decir me pasan de inmediato a ginecología porque mis signos vitales estaban débiles, la atención en el Calderón fue excelente, me tenían con ultrasonido me estaban haciendo exámenes y me dicen que en apariencia sí hay algo ahí, pero que, por cuestiones de espacio, con todo lo del COVID no me pueden internar y como me corresponde la Carit me van a enviar ahí.

“En el Calderón me dicen que, en la situación en la que estoy, con seguro o sin seguro yo voy a ser atendida, en ese momento yo entro en estado grave, se me altera la presión, pierdo el conocimiento, me llevan a sala de shock, ahí despierto con doctores, me tenían con suero, con electro y con todos los exámenes, a las 3 de la tarde me logran estabilizar y me dicen, que, ahora sí, me van a trasladar en ambulancia con un enfermero hasta la Carit.

“Yo voy con bata, con vía, con documentos, hasta con una botellita de sangre de los exámenes que me tenían que hacer (ver imagen adjunta), la ambulancia me deja en emergencias, me reciben y todo el asunto, ya se va la ambulancia, se va el enfermero y me dice la señora de recepción que no me pueden atender porque yo no aparezco asegurada.

“Entonces llama a la persona de validación de derechos, la cual dice que le comunicó a la jefa de emergencias mi caso y que no me van a atender a menos de que yo pague la consulta.

“Yo les indico que estoy débil, que no ando dinero, que me trasladaron en ambulancia, voy con vías con bata y todo.

“Querían que yo firmara un papel donde yo aceptaba que no me atendían a menos que pagara.

“Yo llorando le decía, cómo me van a sacar como a un perro, todavía si hubieran sido consientes me dicen que pase y meta los papeles, porque hasta eso, yo tenía los papeles.

“En ningún momento salió un doctor a verme, de la silla donde me dejó el cruzrojista yo no pasé, ellos dijeron que no me iban a tocar a pesar de la referencia que traía del Calderón.

“La muchacha dijo que ni siquiera los papeles iba a tocar y que ya el doctor los había visto y tomaron la decisión de que yo no ameritaba ser atendida como una emergencia roja.

“Entonces yo les digo que cómo me van a dejar irme así, y me dicen que qué pena, pero no hay opción, tenía que pagar los casi 30 mil colones y que los demás exámenes que me tenían que hacer me los cobraban en una segunda factura”, describió a Teletica.com Zoraida Patricia Vindas Ramírez.

Con vía, bata y sangrado en la calle

En documentos que la joven mostró a este medio, se aprecia que en el Hospital Calderón le dieron referencia y hasta la prueba de sangre que tenía que presentar en la Carit.

Luego de que no la atendieran la mujer queda en la calle a la espera de que algún familiar la recogiera, y, asegura, que fue una enfermera que se apiadó y le quitó por lo menos la vía.

“En mi desesperación no me quedó más que salir, yo iba llorando, en el parqueo la guarda me dice que no puedo salir, que tienen prohibido dejar salir gente así en bata.

“Entonces yo le digo que no me quieren atender, ella llamó al jefe de seguridad y se fueron a averiguar con los médicos, pero cuando el jefe salió dijo que me abrieran que me dejaran ir.

“Vea yo vomitaba, iba con las piernas con sangre, por dicha tenía medio puestos los pañales, fue humillante, yo lloraba, con la vía puesta, vea ni a un perro lo tratan como a mí me trataron.

“Salió el jefe de seguridad y me dijo que iba a ir a hablar con una compañera, como se ve en el video, la enfermera salió y me dijo que me iba a ayudar al menos a quitarme la vía, por humanidad, por amor a su trabajo, ella fue por un alcohol y me quitó la vía en plena calle, lo hizo por humanidad.

“Me quedé afuera esperando a mi familia y pidiéndole a Dios que no me desmayara, yo me fui en bata, como se ve en el video.

“Vea yo lloraba, hasta el jefe de seguridad se conmovió y me pedía perdón, porque él no podía hacer nada, solo estaba recibiendo órdenes.

“Yo llegué a la casa destrozada anímica y físicamente, entre mis hermanos me compraron medicamentos”, agregó esta chofer de transporte privado.

La denuncia

Una vez que Patricia Vindas mejora su salud, decide interponer una denuncia ante la Fiscalía y un Recurso de Amparo, así lo dejó en evidencia con documentos presentados a este medio.

“El miércoles pasé muy mal, todavía el jueves no me sentía bien. Cuando me recuperé un poco fui y puse un recurso de amparo y una denuncia ante la Fiscalía.

“El mismo viernes en la Fiscalía me dijeron los investigadores que ya estaban recolectando toda la información y se fueron a la Carit por pruebas. Eso está en investigación por un posible incumplimiento de deberes por parte de los médicos.

“El mismo viernes fui y en menos de cinco minutos vieron mi situación en la Caja y me dijeron que yo calificaba para un seguro del Estado y de una vez me aseguraron.

“Yo estaba bien de salud, fue que de repente empecé con esas hemorragias, si no fuese algo grave en el Calderón no me hubieran dado la atención que recibí ni se hubieran tomado la molestia de enviarme con enfermero en ambulancia.

“Esto me ha afectado mucho, la humillación que yo pasé, por eso deseo llevar esto hasta las últimas consecuencias, vea es increíble, dónde está ese juramento que hace un médico cuando se gradúa, donde está la atención que, por humanidad, me tenían que darme, tantos años de estudio, dónde está lo que la Constitución dice del derecho a la salud, del derecho a la vida, derecho a la atención médica, esto que viví no se lo deseo a nadie.

“Gracias a los medicamentos que me dieron mis hermanos me comencé a sentir mejor, ya el viernes con seguro volví a ir a la Carit y ahora si me están atendiendo”, concluyó esta vecina de Poás de Aserrí.

Teletica.com realizó la consulta sobre este caso a la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) y aseguraron que efectivamente se atendió el 5 de mayo en el Calderón Guardia y de ahí fue remitida al Hospital Carit, pero que no se le atendió porque no canceló el costo de la cita.

“Se revisa la información de la paciente, la misma fue atendida en el hospital Calderón Guardia y una vez recibido el tratamiento correspondiente para estabilizarla se remite al Hospital de la Mujer para la continuidad de su tratamiento, ya que por su lugar de residencia ese es el hospital que le corresponde según su área de atracción.

“En el hospital de las Mujeres se recibió, se le brindó la atención y, al no ser una emergencia, se le indicó que debía de cancelar el costo de la cita. La señora decidió abandonar el hospital.

“El 07 de mayo de 2021, regresó al Hospital de las Mujeres, se verificaron sus datos, para ese momento ya se encontraba asegurada por el Estado. Se le agendaron las citas correspondientes, por lo que la señora ya fue atendida”, explicó la oficina de prensa de la CCSS.

Por su parte, la Fiscalía confirmó que efectivamente existe una denuncia presentada por parte de la ofendida.

“Respecto a su consulta, la Fiscalía Adjunta del I Circuito Judicial de San José confirmó que los hechos que usted refiere se investigan dentro del expediente 21-000265-0619-PE, por el presunto delito de incumplimiento de deberes.

“Actualmente, la causa se encuentra en la etapa preparatoria, de recolección y análisis de pruebas, y ninguna persona ha sido individualizada como imputada”, concluyeron.

Youtube Teletica