Última Hora

El temor de muchas personas que padecen de diabetes es constante. El ir manejando por una autopista o estar en el supermercado y sentir una drástica baja de azúcar al punto de caer o desvanecerse.

Ese “chasco” es uno de los momentos más difíciles que puede vivir un paciente con esta enfermedad e incluso puede ser mortal en muchos casos.

Quienes lo han vivido llegan a sentir una desconfianza extrema que les lleva incluso a abandonar su tratamiento, incrementando el riesgo de complicaciones en riñones, vista, corazón y otros órganos.

Es decir, el descuido puede llevarlos a poner en riesgo hasta su vida.

Las hipoglucemias, como son conocidas estos bajonazos en los niveles de azúcar, fueron uno de los principales temas de estudio que se trataron en la edición 78 de la Sesión Científica de la Asociación Americana de Diabetes (ADA) realizada en Orlando, Florida en el mes de junio.

En el marco de esta aclamada reunión, la empresa farmacéutica, Sanofi, presentó comparativas interesantes entre sus últimas inyecciones de insulina, donde claramente se ve el progreso en el control de situaciones de hipoglucemias.

Se trata de la insulina de acción prolongada Toujeo (glargina-300 U/ml) con otra insulina de segunda generación llamada degludec.

Los resultados de este estudio llamado Bright, afirman que la insulina Toujeo –con poco más de un año de venderse en Costa Rica- mejoró el control de la glucemia de 929 pacientes con diabetes Tipo 2 y alcanzando el mismo valor que degludec con un perfil más seguro en las primeras 12 semanas.

Este periodo es fundamental para el paciente, pues es donde mayor baja de azúcar y por ende mayor incidencia de hipoglucemias registra.

Descuido y altos precios complican el panorama en Costa Rica.

En nuestro país la situación no dista mucho al resto de países de Latinoamérica.

La falta de comunicación en prevención y tratamiento de diabetes hace que los casos de hipoglucemias incrementen.

“El problema de diabetes es poco insensibilizado y la gente está como muy pasiva en este tema. Aparentemente la mortalidad por diabetes va en aumento al igual que la prevalencia, que esa sí ha aumentado mucho”, explicó el doctor José Guillermo Jiménez, presidente de la Asociación de Endocrinología de Costa Rica.

Por si fuera poco, la poca presencia de síntomas en el paciente hace que las personas ignoren el verdadero enemigo de la diabetes: el descuido.

“El paciente muestra síntomas, pero luego se controla, entonces la gente puede vivir con diabetes sin tener síntomas hasta que comienzan con pérdida de peso, desmayos o en un hombre impotencia ahí sí va y consulta”, añadió Jiménez.  

Además, la diferencia entre tratamientos privados con los que emite la Caja Costarricense del Seguro Social, son muy marcados en precio y resultados.

Por ejemplo, según el estudio Bright, presentado en la ADA de este año, el Toujeo (glargina-300 U/ml) reduce mucho más los riesgos de sufrir hipoglucemias que los tratamientos de la CCSS.

Eso sí, el costo es elevado, pues cada “lapicero” con contadas dosis de insulina de Toujeo tiene un costo aproximado de 17.500 colones y se aplica una vez al día.

“El tratamiento de la CCSS le dan un tratamiento de meformina que es muy bueno, pero luego los pacientes no se cuidan entonces les dan otro medicamento más fuerte glibenclamida el cual está asociado a riesgo de hipoglucemia e incluso a enfermedades cardiovasculares.

Al sentirse que se puede desmayar o con presiones bajas, el paciente comienza a consumir alimentos como harinas y azúcares para subir sus índices de glucosa, solo acelerando el riesgo a hipoglucemias.

“Eso va desgastando a las células que producen insulina propia, esto ya no tiene buen control y por ahí se mete la insulina y esta insulina que da la CCSS aumenta el riesgo a desmayos”, aseveró el doctor Jiménez.

La insulina Toujeo, que se puede adquirir en el servicio de salud privado, reduce el riesgo a desmayos debido a que con una sola dosis por día controla el nivel de insulina del paciente, brindando una mejor calidad de vida.

“Disminuye los costos al estado, pues cada paciente que ingresa al hospital por un asunto de hipoglucemia le genera un gasto importante al estado, si yo puedo prevenir este asunto disminuyendo estos gastos de salud, todo por pagar un poco más por el medicamento, claro que lo haré.

“Mientras que el desarrollo de los medicamentos me lleve más a controlar el nivel de glucemia y evitar los ataques de hipoglucemia, mejor calidad de vida ganará el paciente”, finalizó Jiménez.

En conclusión, las nuevas insulinas ayudan a disminuir en demasía la aparición de hipoglucemias en pacientes con diabetes de forma segura, ofreciendo una mejor calidad de vida.

Sin embargo, el acceso a este novedoso medicamento es difícil para el paciente debido a su alto costo y la poca información que existe sobre el tema en Costa Rica.