Última Hora

El uso del protector solar es de las principales recomendaciones que hacen los expertos en salud para prevenir enfermedades en nuestra piel. Cuidar de ella, tanto si nos exponemos de forma directa o no al sol, es esencial para evitar que esta sea afectada por los rayos ultravioletas.

¿Qué debemos tomar en cuenta al momento de escoger un protector solar? Para el Dr. Larry Ramírez, farmacéutico y vocero del Colegio de Farmacéuticos, es esencial que constatemos que el producto es capaz de ofrecernos una protección contra dos tipos de rayos ultravioleta (UV): los UVA y los UVB.

Es así como la primera recomendación es que leamos con detenimiento la etiqueta del producto, y que allí se especifique que protege la piel de dichos rayos, ya que estos están asociados al daño a largo plazo, provocando arrugas, a la vez que se ha establecido que desempeñan un papel activo en algunos tipos de cáncer.

Por su parte, los rayos UVB tienen más de energía que los UVA. Esta radiación puede dañar directamente al ADN de las células que posee nuestra piel, y son los rayos principales que causan quemaduras en nuestro cuerpo cuando nos exponemos de manera directa.

Otro aspecto importante a tomar en cuenta es el factor de protección solar que nos proporcionará el producto, ya que por recomendación de los expertos, las personas que tienen una piel muy blanca y sensible deben utilizar un factor de protección solar de al menos 50 SPF. Quienes son de piel un poco más oscura, al igual que su cabello y sus ojos, deben aplicarse un SPF de 40. Las personas de piel negra necesitan un SPF de 30, o en su defecto, de 20.

"Es importante entender que, ya sea que nos expongamos de forma directa al sol o estamos a resguardo en una sombra, siempre será necesario que nos apliquemos el protector solar de forma uniforme en nuestra piel. Si tendemos a sudar mucho tenemos contacto con el agua resulta indispensable volver a colocarnos este producto", aclaró el especialista.

En el caso de los protectores que dicen ser "contra agua" o "a prueba de agua", el vocero enfatiza que, aunque estos sí son resistentes a este líquido, esto no quiere decir que una persona pueda pasar más de dos horas en el agua sin reaplicarse el filtro solar.

“Hay productos especiales y de uso exclusivo para la cara, mientras que otros se pueden utilizar tanto en el rostro como en el resto del cuerpo, por eso es necesario

saber bien el tipo de protector cumple con nuestras necesidades y se ajusta a nuestro tipo de piel”, agregó el farmacéutico.

Existen muchos mitos sobre la protección solar de la piel tales como:

“Todos los protectores son iguales por lo que podemos usar cualquiera": Recuerde que estos productos varían de acuerdo a su factor de protección y sustancias que los componen, por eso, es importante conocer factores como: la etnia y el tipo de piel que tenemos para utilizar el idóneo de acuerdo a nuestras características (grasosa, normal ,seca, atípica entre otras).

"Solo debo usar protector solar si estoy expuesto al sol": El protector también debe utilizarse cuando estamos en la casa o en la oficina por la luz artificial a la que estamos expuestos.

“Debe ponerse solo una vez al día": Es indispensable aplicarlo varias veces durante el día, la frecuencia va depender de la actividad física, características del producto y tipo de piel que se tenga.

"Entre más nos pongamos es mejor": La cantidad que cabe en la punta del dedo es suficiente para cubrir una superficie del tamaño de la palma de la mano. Debe extenderse bien.

"Cuanto más alto el factor más tiempo puedo estar al sol": El factor de protección lo que indica es que tanto protege la piel, no cuanto tiempo de exposición se permite.

“Se puede comprar en cualquier lugar”: ¡Falso! Recuerde que la asesoría profesional es muy importante para que nuestra piel esté protegida. Visita a tu farmacéutico de comunidad y consulta.