Última Hora

Si antes de la pandemia ya pasábamos mucho tiempo consumidos en nuestros aparatos electrónicos, ahora es todavía peor. Esto ha provocado que muchas personas sientan la fatiga digital o la ciberfatiga. 

¿En qué consiste y cómo se puede prevenir o tratar? 

La ciberfatiga es un estado reconocido de agotamiento mental y desconexión que se produce cuando las personas deben utilizar numerosas herramientas y aplicaciones digitales de forma simultánea y continua. Así lo explicó Jaime Frischwasser, experto en recursos humanos.

“Reconociendo que el trabajo remoto nos ha permitido estar seguros y productivos, en algunos casos, el aumento de la productividad cambió la forma en que nos relacionamos y promovió el estado casi ininterrumpido de estar en línea/conectado. Esto conlleva horas frente a las pantallas, aprendiendo a trabajar en múltiples plataformas, lo que hace que muchos empleados experimenten la condición muy real que es la fatiga digital”, explicó Frischwasser.

La ciberfatiga puede dañar la capacidad de concentración y de atención, lo que a su vez tiene un impacto negativo en cómo aprendemos, cómo interactuamos con los demás y cómo trabajamos. 

Los síntomas más comunes son sentimientos de agotamiento, ansiedad, depresión o disminución del interés en un trabajo. Físicamente, puede presentarse como trastornos de sueño, disminución de la energía e incluso dolores de cabeza o de ojos.

Estrategias para combatir el agotamiento digital

La forma más eficaz de combatir el agotamiento digital es simplemente cerrar la sesión, desconectarse y relajarse. Pero no es tan fácil, las demandas de nuestro mundo conectado las 24 horas del día hacen que sea casi imposible dejar de lado nuestros dispositivos digitales. Estas son algunas estrategias que se pueden implementar:

Se necesita una intención consciente para alejarse de una pantalla digital: "Programe descansos centrados en la salud mental y colóquelos en su calendario como si fueran una reunión. Una cosa es tomarse un descanso de 15 minutos para desplazarse sin pensar en su dispositivo, pero es importante darse la oportunidad de crear ese espacio para desconectarse", señala el director de recursos humanos de Prodigious Costa Rica.

Separar momentos del día para responder a los mensajes. Muchas personas sienten la necesidad de dejar lo que están haciendo y responder a los mensajes tan pronto como llegan: este sentido constante de urgencia puede hacer que las personas se sientan abrumadas y ansiosas. Para combatir estos sentimientos, se ha recomendado a nivel general utilizar ciertos momentos del día para responder sus mensajes de texto y correos electrónicos.

Limite los horarios de uso de tecnologías. Su teléfono y computadora le permiten estar en contacto con sus compañeros de trabajo las 24 horas del día, los siete días de la semana: ¿Realmente necesita mantenerse en contacto después del horario? Intente guardar su teléfono cuando esté cenando con la familia, dando un paseo o viendo una película. Además, no revise su correo electrónico del trabajo antes de irse a la cama.

Descarte esfuerzos adicionales innecesarios en sus redes sociales. ¿Cuántas cuentas en línea tiene? ¿En cuántas plataformas de redes sociales está? ¿Los necesita todos? Seguro que no. "Revise su teléfono y computadora y elimine las cosas que no desea y no necesita. Reducirá los mensajes y las distracciones. Agregará tiempo a su día y paz a su vida", finalizó el experto.

Youtube Teletica