Última Hora

Jose Muñoz / Geek-Orama

Demon Slayer (Kimetsu No Yaiba) puede ser de las franquicias más populares y mediáticas de nuestra época: cuenta con récords de venta de sus mangas y es el anime más taquillero en Japón.

Era de esperarse que los miles de fans iban a emocionarse con la llegada de esta película, pese a que fue estrenada en el 2020 y le tomó casi un año cruzar a nuestro continente, pero la expectativa no hizo más que crecer.

Esta película retoma justo donde quedó la última temporada del anime, con los personajes principales investigando un caso en un tren. A partir de este punto nos embarcamos en una emocionante aventura que nos moverá entre la acción, lo emotivo y hasta la comedia.

Un punto fuerte es que su trama es contenida y con un cierre excelente, a lo que no estamos tan acostumbrados en el anime, es más propio de series de varios capítulos. Es refrescante poder ver una historia auto conclusiva en un lapso no mayor a dos horas.

No se puede obviar el trabajo del estudio Ufo Table: creó una animación espectacular que en la pantalla grande brilla aún más, diseñó una propuesta visual igual de pulida que el relato de la historia y atrapa al espectador de inicio a fin.

Esta bella y emocionante película estrena a partir del 22 de abril en todos los cines del país.

QQSM